Índice

Introducción

La caída del precio del petróleo a partir de mediados de 2014 derrumbó las inversiones en todos los segmentos de la industria global de hidrocarburos, pero el impacto más severo ocurrió en las áreas offshore. Con precios de equilibrio más altos que en las operaciones terrestres, los proyectos en áreas costeras fueron los primeros en ser aplazados. En América Latina, eso se hizo evidente en la formación geológica brasileña del presal, las reservas de petróleo y gas ubicadas debajo de una capa salina de 2 kilómetros en el Océano Atlántico.

No obstante, en los últimos meses, ese panorama de contracción de las inversiones empieza a exhibir signos de cambio. La combinación de alza del precio del barril de crudo -tras un mínimo de U$S 27 registrado en enero del año pasado, actualmente ronda los U$S 55- y la reducción de los costos de exploración está devolviendo al segmento offshore parte del atractivo perdido. Según un informe de Wood Mackenzie de marzo pasado, los costos de los proyectos de petróleo y gas en aguas profundas han disminuido más de 20% desde 2014 y los más atractivos ya compiten en rentabilidad con las operaciones petrolíferas en arenas compactas estadounidenses. La firma de investigación indicó que un precio del petróleo de U$S 50, o incluso menos, podría sostener proyectos de alrededor de 5.000 millones de barriles (Mb) en reservas de aguas profundas. En 2014, el precio de equilibrio era de U$S 75.

La tendencia promete profundizarse si se tiene en cuenta que hay un margen considerable para seguir reduciendo el precio de equilibrio en aguas profundas a través de principios de desarrollo más magros y un mejor diseño de pozos. Wood Mackenzie estima que una reducción adicional de 20% en los actuales costos de aguas profundas "obligaría a reevaluar proyectos sin decisión final de inversión equivalentes a unos 15.000 millones de barriles en reservas, con valores similares a las operaciones petroleras de arenas compactas".

Ese cambio de escenario ya se refleja en América Latina. La flota perforatoria costa afuera ascendió en mayo pasado a 35 embarcaciones, por sobre las 32 del mes anterior y las 30 de mayo de 2016, según el proveedor de servicios y tecnología Baker Hughes. La actividad tanto en aguas profundas como someras acelera en Brasil, México y Guyana, y hay cambios que anticipan un mayor ritmo a mediano plazo en Colombia, Perú, Uruguay y Argentina.   

En este informe describiremos el estado actual del segmento offshore en los principales países de la región, cuál es su potencial y qué obstáculos aún deben sortear las compañías para que los proyectos costa afuera adquieran mayor dinamismo.   

OBTENGA EL INFORME INTELLIGENCE SERIES

Portada Intelligence Series

Obtenga acceso completo a este informe mensual en profundidad sobre los principales acontecimientos para el desarrollo de negocios en América Latina y descubra las principales tendencias con el análisis de nuestros expertos.

  • Consúltelo en línea (ya sea en dispositivos de escritorio, móviles y tablets) o descárguelo en formato PDF
  • Contenido enriquecido que permite acceder a videos, gráficos dinámicos y enlaces a información relacionada
  • Contenido relacionado: noticias y perfiles de empresas y proyectos
Ir a Reportes Comprar Ahora