TEMAS DE ACTUALIDAD RELACIONADOS: Bancos Tarjetas de crédito y débito Remesas Instrumentos Financieros Fintech Capital privado y de riesgo Servicios financieros Banca comercial y minorista Microfinanzas Banca de inversión

Bajo la lupa: La Ley Fintech de México

Por BNamericas lunes, 05 marzo, 2018

Contáctanos en caso de dudas o para agendar una demostración. info@bnamericas.com Chile: +56 (2) 2941 0300

La recién aprobada Ley Fintech de México crea el marco central para la regulación de una industria de rápido crecimiento en el país, estableciendo un comité de supervisión y definiendo reglas para operaciones que involucran criptomonedas, crowdfunding, robo-advisors y herramientas de pago electrónico, entre otros.

Aprobada por el senado en diciembre y por la Cámara Baja el jueves de la semana pasada, se espera que el presidente Enrique Peña Nieto promulgue la ley en los próximos días.

Conocida localmente como Ley Fintech, la legislación será la primera de América Latina en establecer un régimen normativo de este alcance para las fintechs, lo que le da la posibilidad de influir en los legisladores de toda la región, quienes trabajan ahora para desarrollar sus propias leyes.

Elaborada en estrecha cooperación entre los sectores público y privado, la Ley Fintech busca, en esencia, agregar protecciones para clientes e inversionistas potenciales, particularmente bancos comerciales y aseguradoras, además de proporcionar certeza jurídica a medida que estas entidades financieras buscan nuevos socios para apoyar.

Para las propias fintechs, existen ahora algunas reglas claras sobre la organización, registro, administración y operaciones de estas compañías.

Dicho esto, aún queda definir aspectos clave a través de la legislación secundaria, que debería estar lista dentro de los seis meses a partir de la entrada en vigor de la legislación primaria. Sin embargo, más allá de esta implementación, aún pueden darse problemas imprevistos con la llegada de nuevos legisladores al Congreso en septiembre.

México celebrará elecciones presidenciales y legislativas en julio.

También han comenzado a aparecer los primeros críticos de la ley, diciendo que podría ser utilizada para cometer fraude y lavado de dinero. Aun cuando la legislación secundaria cubra las principales lagunas, la falta de un marco normativo global eficaz y uniforme sigue siendo un obstáculo para la prevención de tales delitos.

DISPOSICIONES CLAVE

El corazón de la legislación, oficialmente denominada Ley para Regular las Instituciones de Tecnología, cubre las normas específicas del sector y crea un comité interinstitucional encargado del registro y supervisión de las fintechs.

Aunque el comité incluirá a miembros del regulador de banca y valores CNBV, la Secretaría de Hacienda y el Banco Central, operará como parte de la CNBV. Una vez reunido, este comité se encargará de autorizar la operación de las fintechs, así como de determinar si es necesaria una intervención regulatoria, incluida una acción punitiva.

Más allá de la legislación central, la iniciativa modifica también las leyes existentes que rigen las siguientes áreas y entidades: instituciones crediticias; organizaciones y actividades auxiliares de préstamos; transparencia de servicios financieros; oficinas de crédito; protección financiera del consumidor; regulación de organizaciones financieras; prevención del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo; y la CNBV.

Una vez que la legislación secundaria entre en vigencia, las fintechs que ya están en operación tendrán 90 días para solicitar el registro en el comité. En el futuro, se requerirá la aprobación de la autoridad para la organización y operación de cualquier fintech que desee operar en México.

La medida designa a las fintechs como instituciones de tecnología financiera (ITF) y permite el uso de una firma electrónica avanzada para realizar transacciones a través de dispositivos como computadoras personales, teléfonos móviles y tabletas.

También define los activos virtuales, o criptomonedas, como representaciones de un valor digital verificable que no tiene moneda de curso legal pero que genera unidades para su intercambio. Se requerirá que las nuevas firmas obtengan la aprobación previa del Banco Central antes de iniciar operaciones con criptomonedas.

Las ITF reguladas y sus administradores estarán obligados a proporcionar informes regulares a la CNBV, al Banco Central y al regulador de los consumidores de servicios financieros Condusef, así como a informar al comité sobre cualquier desarrollo planificado que pueda conducir a operaciones en aguas jurídicas inexploradas.

Asimismo, las ITF deberán informar a los posibles clientes sobre los riesgos potenciales que conlleva el uso de sus productos.

Las ITF que manejan transacciones de criptomonedas deberán también informar claramente a los clientes que las transacciones son irreversibles y que incluyen posibles amenazas relacionadas con el comercio criptográfico global, incluido el fraude cibernético. Además, deben ser capaces de entregar a pedido la cantidad de activos virtuales que los clientes hayan depositado en la empresa, o su equivalente en pesos.

Los requisitos de capital y liquidez serán disposiciones clave de la legislación secundaria.

La ley también crea un grupo de innovación financiera, encargado de servir como foro oficial para el intercambio de opiniones, ideas y conocimiento entre los sectores público y privado para fomentar la innovación en toda la industria.

PODERES PUNITIVOS

Las multas por infracciones según la ley se establecen utilizando la unidad de referencia ajustada de México, UMA, que se estableció en 73 pesos (US$3,90) en 2017.

Estas incluyen multas en el rango de 30.000 a 150.000 UMA (US$116.000 a US$580.000) por llevar a cabo transacciones usando criptomonedas sin tener autorización previa para operar como una ITF del Banco Central.

También establece una multa al mismo nivel por difundir información falsa o engañosa a través de la ITF, y cobra una multa de entre 5.000 y 150.000 UMA y encarcelamiento de tres a cinco años por acceso ilegítimo o no autorizado de un equipo electrónico, óptico, computacional o de otro tipo de la ITF.

Además, la ley faculta a la CNBV y al Banco Central para tomar medidas punitivas por otras infracciones, incluida la emisión de una reprimenda formal o una multa de entre 2.000 y 5.000 UMA, así como 50 a 100 UMA adicionales por cada día extra en que la infracción persista.

Nuestros reportes más recientes Descubre más

Construye tu propio servicio de monitoreo de medios

Desbloquea todo el potencial de BNamericas. Crea tu cuenta hoy y comienza a construir tu panel personal con noticias, proyectos, compañías e informes sobre cualquier tema en América Latina.

Únete a miles de empresas que hacen negocios en América Latina

Los datos y perspectivas de BNamericas pueden ayudarte a identificar oportunidades de negocio en 10 industrias de América Latina. Déjanos mostrarte cómo hoy mismo.