Crisis en Brasil: JBS suscribe acuerdo de clemencia y ofrece disculpas públicas

Por
Viernes 19 de mayo, 2017

La compañía brasileña de productos cárnicos JBS, que está en el epicentro de un terremoto político, suscribió un acuerdo de clemencia con el Ministerio Público al objeto de cooperar en una investigación sobre corrupción.

Asimismo, el presidente de su directorio, Joesley Batista, ofreció disculpas públicas a la ciudadanía por haber participado en prácticas corruptas.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Como parte del acuerdo, que involucra a JBS, su matriz J&F Investimentos y siete de sus ejecutivos, la empresa acordó pagar una multa de 225 millones de reales (US$66,5mn).

EL ESCÁNDALO

En marzo, Batista grabó una conversación privada con el presidente Michel Temer, en la que este último alentaba al ejecutivo a continuar pagando sobornos mensuales para garantizar el silencio del expresidente de la Cámara Baja Eduardo Cunha, quien fue arrestado en octubre por su participación en el gigantesco escándalo de corrupción Lava Jato.

El registro fue dado a conocer por el diario local O Globo en las últimas horas del miércoles y su divulgación fue autorizada por el ministro de la Corte Suprema Luiz Edson Fachin.

Frecuente colaboradora de campañas políticas, JBS se expandió de manera considerable en los últimos 15 años, a través de adquisiciones en Brasil y el resto del mundo, lo que le permitió obtener miles de millones a tasas de interés favorables del banco brasileño de desarrollo BNDES.

En una carta abierta publicada en los medios locales, Batista reconoció su estrecho vínculo con políticos, sus actos indebidos y se disculpó con el pueblo brasileño.

El ejecutivo manifestó que la compañía había decidido sobornar a funcionarios públicos a fin de acelerar los acuerdos comerciales en medio del complicado entorno regulatorio. No obstante, añadió que la expansión internacional se había logrado sin el uso de estas prácticas ilegales.

IMPACTO

Hace poco, JBS dijo que planeaba una OPI en EE.UU. durante el segundo semestre del año para su unidad internacional. Este plan ahora corre riesgo como consecuencia del escándalo.

En vista de la creciente especulación sobre una posible renuncia de Temer, el mandatario ha rechazado cualquier irregularidad y prometió no dejar el mandato. Ahora que la crisis política pareciera haberse profundizado, los analistas temen que la ambiciosa agenda de reformas de la administración de Temer —que incluye una importante reforma de pensiones— pueda verse entorpecida por la frágil recuperación económica del país.