COLUMNISTA INVITADO: ¿Sus proyectos eólicos en Chile no tuvieron la productividad esperada en 2016?

Por
Lunes 20 de febrero, 2017

Por Patricia Darez, gerente general de 350renewables

Para el sector de las energías renovables, 2016 fue un año de gran dinamismo en Chile. El hecho más destacado fue la licitación de distribución realizada en agosto, en la que se adjudicaron casi 4GW en contratos a 20 años de capacidad eólica, solar y minihidroeléctrica. Una de las ofertas ganadoras llegó incluso a romper un récord mundial (US$29,1/MWh por la producción de un proyecto fotovoltaico) y, en conjunto, las ofertas de plantas renovables (excluidas las grandes hidroeléctricas) se quedaron con poco más de la mitad de los contratos en oferta. La mayoría de estas propuestas correspondería a centrales eólicas y sus empresas gestoras tendrán ahora hasta 2021-2022 para construirlas.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Sin embargo, esta columna revisará el año 2016 desde una perspectiva levemente distinta. El año marcó el fin del fenómeno climático de El Niño, que se extendía desde 2014, y una posible transición a La Niña en el segundo semestre (ver la Figura 1).

Figura 1: Índice de anomalías de temperatura en la superficie marina por efecto de El Niño-Oscilación Sur. Fuente: NOAA, actualizado al 9 de enero de 2017.

Ya hemos evaluado antes el desempeño de los proyectos eólicos y solares en Chile y creo que sería interesante ver cómo el fin de El Niño y el comienzo de La Niña podrían haber afectado su productividad en 2016 en comparación con años anteriores.

La variabilidad interanual del recurso en Chile —particularmente en los proyectos eólicos— es un problema no bien entendido, ya que no se cuenta con estaciones de monitoreo que hayan operado por períodos extendidos. Lo más parecido a un conjunto apropiado de datos estadísticos para este propósito corresponde a una serie de mediciones efectuadas en la zona norte del país que originalmente eran patrocinadas por GIZ y hoy están a cargo del Ministerio de Energía de Chile. Por desgracia, la densidad de esta red de estaciones se ha ido desvaneciendo en el curso del año y las empresas y operadores se ven con frecuencia enfrentados a una considerable incertidumbre con respecto a sus expectativas de "variabilidad normal" del recurso eólico entre un año y el siguiente y, con ello, en sus estimaciones de generación para sus activos.

Como en ocasiones anteriores, limitamos nuestro análisis a aquellos proyectos que se ubican en el Sistema Interconectado Central (SIC) o el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING), que concentran más del 99% de la capacidad nacional. Además, utilizamos datos de generación publicados por el operador del sistema, CDEC.

Se excluyeron los parques eólicos que han estado operando por menos de dos años. Tomamos la "generación histórica" (es decir, la media mensual de todo el período histórico de datos agrupada en una media anual, representativa del período comprendido desde el inicio de sus operaciones comerciales hasta fines de 2016) y la comparamos con la media anual de 2016. La Tabla 1 resume las cifras.

Tabla 1: Comparación de la generación de 2016 con el promedio anual histórico de cada parque eólico.

Para la mayoría de los proyectos, 2016 fue claramente un año de generación (significativamente) inferior al promedio, con las excepciones de Punta Colorada (proyecto que tuvo problemas de operación y mantenimiento durante sus primeros años) y las centrales Valle de los Vientos y Taltal (los parques en operación que se ubican más al norte en Chile, con apenas tres y dos años de datos, respectivamente).

Como nuestro análisis se basa completamente en datos de dominio público del CDEC, que no incluyen información sobre factores de disponibilidad, no podemos concluir que el déficit identificado en la generación obedezca íntegramente a la variabilidad interanual del recurso eólico. No obstante, la tendencia negativa general observada en la mayoría de los proyectos eólicos, con contadas excepciones, hacen presumir esta causa, por lo menos al analizar el panorama global. Por supuesto, sería necesario un análisis forense más detallado para llegar a conclusiones más confiables, estudiando proyecto por proyecto.

¿Por qué entonces esta posible subproductividad de 5-30% no ha sido gran noticia? Una explicación posible es que las precipitaciones menores que las esperadas también propiciaron una reducción en la generación hidroeléctrica, lo que de alguna manera compensó la menor producción de energía con mayores precios.

Sería interesante identificar las correlaciones entre años con bajas velocidades de viento, los recursos hídricos, el ciclo de El Niño Oscilación Sur (ENSO) y los precios de la energía. En el entorno comercial que vivimos, predecir con exactitud los precios futuros es clave para presentar una oferta sólida. Estamos seguros de que un análisis detallado en esta dirección sería beneficioso para formular proyecciones de precios a largo plazo.

**350renewables es una consultora de ingeniería que se especializa en prestar servicios a la industria de energías renovables. Ofrece asesoría técnica y comercial en una amplia gama de temas, desde la etapa de desarrollo a la de operación. Desde 2013, hemos estado organizando eventos técnicos en Chile con apoyo de Acera a través del Grupo Técnico de Energías Renovables (GTER).

Exención de responsabilidad: El contenido es de completa responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la opinión de Business News Americas. Invitamos a los interesados en participar como Columnista Invitado a enviar un artículo para su posible publicación. Para ello, contacte al editor en clenton@bnamericas.com.