Huelga nacional agrega presión sobre gobierno de Fernández de Kirchner

Por
Martes 20 de noviembre, 2012

Una huelga general realizada el martes a nivel nacional agregó más presión sobre la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que ha visto caer abruptamente su popularidad este año.

Varios sindicatos controlados por la oposición iniciaron una huelga de 24 horas para protestar por las políticas económicas del gobierno.

Fernández de Kirchner ganó fácilmente la reelección el año pasado, pero ha experimentado un importante descenso en el apoyo popular este año ya que la población está cada vez más cansada del aumento de la inflación, la delincuencia generalizada y los controles sobre el tipo de cambio.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

La huelga del martes se produce luego de masivas protestas públicas llevadas a cabo este mes contra el gobierno.

La creciente frecuencia y número de participantes en las protestas en todo el país está erosionando el control del poder por parte del gobierno, según Carlos Caicedo, director de pronósticos para Latinoamérica de la firma de investigación de riesgo político con sede en Londres Exclusive Analysis.

De acuerdo con Caicedo, la huelga del martes probablemente agravaría los riesgos ya elevados de inestabilidad política y descontento civil, con la posibilidad de interrumpir gravemente el transporte de carga y aumentar el riesgo de que las protestas se tornen violentas en algunas zonas.

El experto dijo que la nueva huelga representa un duro golpe para el gobierno ya que el líder sindical y exaliado gubernamental Hugo Moyano ha logrado obtener el apoyo no solo de la Federación Agraria Argentina (FAA) sino también de otras organizaciones laborales. "Estos grupos tienen la capacidad de implementar paralizaciones en los principales sectores de la economía, como la banca y los servicios públicos, así como en el sector del transporte. Los camioneros podrían verse especialmente afectados", indicó.

EL PROBLEMA ENDÉMICO DE LA INFLACIÓN

Según proyecciones del sector privado, se estima que Argentina presenta la inflación más alta de Latinoamérica (cerca de 25%), pero el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), controlado por el gobierno, continúa reportando una tasa inflacionaria en el país cercana a 10%.

La falta de credibilidad con respecto a las cifras oficiales de inflación y crecimiento económico de Argentina llevó al FMI hace algunas semanas a advertir al país que podría enfrentar sanciones si no se observan mejoras en este frente.