Rousseff defiende planes energéticos y lanza hidroeléctrica de 1,09GW Estreito

Por
Miércoles 17 de octubre, 2012

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, defendió las iniciativas gubernamentales relacionadas con energía, y sostuvo que los sectores público y privado comparten la responsabilidad de la confiabilidad de la matriz energética.

Rousseff hizo sus comentarios el miércoles durante la inauguración oficial del último proyecto hidroeléctrico de gran escala de Brasil -la central de 1,09GW Estreito- en el nororiental estado de Maranhão.

El país se ha visto afectado por una serie de cortes de energía en el último mes y se han registrado apagones en 18 estados en medio de informaciones sobre la deficiente infraestructura de transmisión.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

"Hicimos un gran esfuerzo para estabilizar el sector eléctrico en Brasil para que no haya racionamiento, para que se implementen las mejores prácticas de seguridad", señaló.

"Es un proyecto que necesariamente requiere la cooperación entre el sector público y el privado".

Pese a haberse adjudicado la licitación del proyecto en el 2002, el consorcio constructor Estreito Energia (Ceste) pudo comenzar los trabajos en la planta recién en el 2006 debido a los retrasos en la tramitación de un permiso ambiental.

La primera turbina inició sus operaciones en abril del año pasado después de que el proyecto se vio aun más retrasado por una serie de huelgas.

"Sabíamos que se presentarían muchos obstáculos. Participamos en muchas reuniones con la presidenta [Rousseff], quien era anteriormente la ministra de Minas y Energía", dijo el presidente GDF Suez, accionista de Ceste, Maurício Bahar.

Las inversiones en el proyecto totalizaron US$2.500mn, cuyo 60% fue financiado por el banco nacional de desarrollo BNDES.

Los accionistas de Ceste son la filial de GDF Suez Tractebel (40,07%), Vale (30%), Alcoa (25,49%) y Camargo Corrêa Energia (4,44%).