Minería subterránea

Por
Viernes 31 de julio, 2015

La minería subterránea consiste en la extracción de minerales por debajo de la superficie de forma que permita un rendimiento óptimo de la inversión.

Los métodos empleados se basan en perforación y muestreo detallados para definir la distribución, ley y extensión de la mena. La perforación de la superficie para establecer una mina subterránea puede realizarse mediante un túnel de acceso, un pique o un declive.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

La explotación subterránea es necesaria cuando se detecta mineralización por debajo de la superficie y se limita a vetas, zonas falladas o capas.

En América Latina, una de las mayores minas subterráneas es El Teniente de Codelco, ubicada en la comuna de Machalí en la provincia de Cachapoal, Región de O'Higgins (VI) en Chile. Se ubica 2.300m sobre el nivel del mar en los Andes.

La explotación subterránea en El Teniente comenzó ya en 1819. Codelco trabaja ahora en un proyecto de US$3.100mn para diseñar y explotar un nuevo nivel de mina en El Teniente a objeto de mantener los niveles de procesamiento en 131.000t/d y garantizar operaciones sostenidas en la mina hasta 2064.

En la construcción del proyecto trabajarán 2.400 personas. El nuevo nivel tiene por fin explotar una zona mineralizada 300m por debajo del nivel de explotación actual, lo que extenderá la vida productiva del yacimiento por 50 años como mínimo. La primera voladura sobre los túneles de acceso se produce tras dos años de obras civiles en una plataforma de confluencia de US$68mn en la mina y un puente sobre el río Coya para preparar la construcción de los túneles.

A continuación, las últimas noticias, análisis, proyectos y compañías de BNamericas ligados a la minería subterránea:

Timmins comienza explotación subterránea en México

Lundin eleva proyecciones 2015 gracias a Candelaria

Colombia autoriza a CCX a explorar y negociar proyecto San Juan

Buriticá

Ollachea

Soluciones para la minería: la estandarización tecnológica es clave