Colombia avanza hacia la paz con desmovilización parcial de ELN

Por
Miércoles 17 de julio, 2013

Colombia se encuentra un paso más cerca de la paz con la desmovilización parcial del grupo rebelde de izquierda ELN.

El Gobierno colombiano está en conversaciones con el grupo de izquierda más grande del país, las FARC, mientras que el ELN no ha participado en estas históricas negociaciones de paz.

Sin embargo, ahora 30 integrantes del ELN acordaron entregar sus armas esta semana y el presidente Juan Manuel Santos señaló que esta era la desmovilización más importante de este grupo.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

El mandatario dijo que ya no hay razón para que el ELN o las FARC luchen por sus ideas con armas. La sociedad colombiana los recibiría con agrado en su vuelta a la vida civil y les ofrecería una "mano generosa" para tal transición, agregó.

Además, esta semana el principal negociador de las FARC, Iván Márquez, sostuvo que el conflicto armado, que por 50 años ha afectado a Colombia, se acerca a su fin. "Entendemos, y el país lo entiende muy bien, que las guerras no son eternas, y tenemos de alguna manera la certeza de que Colombia está cerca del fin del conflicto", indicó el líder de las FARC en una entrevista radial.

Márquez también indicó que era posible, si bien no seguro, que se pudiera suscribir un acuerdo definitivo de paz en noviembre como lo espera Santos.

Las conversaciones de paz comenzaron en la capital noruega, Oslo, en octubre del año pasado y se trasladaron el mes siguiente a la capital cubana, La Habana, donde ahora se encuentran detenidas.

A fines de mayo se alcanzó un acuerdo sobre una histórica reforma agraria, el primero de seis aspectos contemplados en la agenda de paz.

El acuerdo sobre la reforma agraria fue considerado muy positivo para el resto de las conversaciones de paz, ya que este tema siempre ha estado en el centro del conflicto y es considerado como uno de los más difíciles de resolver.

Todos los acuerdos a los que se lleguen durante el proceso de paz están condicionados por un enfoque de "todo o nada" en virtud del cual ambas partes deben alcanzar un tratado final de paz antes de que los acuerdos parciales puedan entrar en vigor.

Una paz duradera con las FARC y el ELN reportaría un impacto positivo sobre la economía colombiana, especialmente para sectores como el minero y el energético, que han sido blanco frecuente de ataques y secuestros de ambos grupos rebeldes.