Colombia concluye segunda etapa de conversaciones con las FARC y ELN plantea amenaza

Por
Miércoles 06 de noviembre, 2013

El Gobierno de Colombia alcanzó un acuerdo sobre participación política con el grupo guerrillero FARC para concluir la segunda etapa de las actuales negociaciones de paz, según un comunicado emitido el miércoles en La Habana, ciudad donde se firmó el convenio.

El documento contempla la creación de "circunscripciones especiales de paz" para garantizar la representación en el Congreso de las áreas más afectadas luego del esperado desarme del grupo tras un conflicto que se extiende ya por 50 años. También se considera el derecho a protestas sociales, el acceso a los medios masivos y garantías de pluralismo político.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Se trata de la segunda de cinco etapas de negociación entre ambas partes, tratativas que se iniciaron en octubre del 2012 y que también incluyen temas agrarios zanjados en mayo. Los temas que restan por tratar son el narcotráfico, la deposición de las armas, las compensaciones y justicia para las víctimas del grupo.

La conclusión de esta etapa será bien acogida por la administración del presidente Juan Manuel Santos, que ha expresado su preocupación por la lentitud de los avances.

Dos importantes razones del sentido de urgencia que el gobierno otorga a las conversaciones y su avance rápido son los continuos ataques de las FARC a infraestructura local de energía y transporte y el menor optimismo de la opinión pública en el término exitoso del proceso.

Las FARC han seguido saboteando las redes de transporte y los equipos energéticos del Estado a pesar de las negociaciones, tanto así que el mes pasado fue denominado el Octubre Negro debido a los numerosos atentados explosivos a enlaces de transporte minero, torres de energía, una central hidroeléctrica y gasoductos, además de centros policiales y bases militares.

En adelante Santos también está contra el reloj, ya que se acercan rápidamente las elecciones presidenciales de mayo del 2014. Las conversaciones de paz se han convertido en un tema nacional tan polémico que los candidatos presidenciales son definidos por su postura a favor o en contra del proceso. Santos encabeza el grupo proclive a la negociación, mientras que su recién anunciado contendor, Óscar Iván Zuluaga, se ha manifestado abiertamente contrario tal como su mentor, el expresidente Álvaro Uribe, que se ha convertido en uno de los críticos más declarados del proceso de paz.

Las opciones de reelección de Santos parecen debilitarse, ya que la opinión pública se ve cada vez más escéptica por un resultado positivo debido a los largos retrasos de las negociaciones. Sin embargo, aún está por verse si la conclusión de esta segunda etapa allanará el camino a un avance más rápido con los puntos restantes entre hoy y la elección, y con ello a un término del conflicto que ha dejado ya 200.000 víctimas.

ELN PLANTEA AMENAZA

En tanto, el segundo mayor grupo guerrillero colombiano, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), emitió un comunicado el martes (5 de noviembre) en que confirma que continuará con sus ataques a la industria petrolera local y a las empresas multinacionales, a las que acusa de violar la soberanía de los recursos naturales de Colombia.

"Una vez más ratificamos nuestra postura beligerante de confrontar las multinacionales y su aparato represivo, saqueador y explotador de los recursos naturales", señala el comunicado, que asegura que todas las acciones del grupo están dirigidas contra sus bienes e intereses, no contra los civiles.

El ELN agregó que está preparado para suspender sus ataques a la industria minera y energética nacional cuando el gobierno acceda a negociar su lista de peticiones, que incluye el retiro de las empresas mineras y energéticas de territorios indígenas y parques nacionales, compensaciones por daños ambientales, la aplicación de un impuesto social de US$10 por barril de crudo, una reducción del 50% en el costo del combustible y la eliminación de todos los peajes en las vías del país.

La administración de Santos ha sido menos activa para promover negociaciones con el ELN que para conversar con las FARC. En agosto, anuncio que estaban dispuestos a negociar tras la liberación del ejecutivo minero canadiense Gernot Wober, pero se han logrado escasos avances desde entonces.