Dos empresas chinas se suman a Petrobras, Shell y Total en oferta ganadora por campo Libra

Por
Lunes 21 de octubre, 2013

Un consorcio integrado por la energética federal brasileña, Petrobras (NYSE: PBR), el grupo anglo-neerlandés Shell (LSE: RDS), la francesa Total (NYSE: TOT) y las chinas CNPC y CNOOC se adjudicó la licencia exploratoria del campo presalino brasileña Libra el lunes.

El grupo se hizo con la licencia sin competidores luego de que otros seis participantes de la ronda no registraran sus ofertas.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Petrobras obtuvo una participación operativa de 40% en el campo, 10% superior al mínimo establecido por el gobierno, en tanto Shell se quedó con un 20%, Total con otro 20%, CNPC con un 10% y CNOOC con el 10% restante.

El consorcio se comprometió a ceder 41,65% del crudo producido en el campo al Gobierno brasileño, el mínimo estipulado por el Ministerio de Minas y Energía de Brasil.

El total pagado por los adjudicatarios por la firma de contrato ascendió a US$6.500mn.

Ubicado en la cuenca Santos frente a las costas de Río de Janeiro, Libra debiera contener 8.000-12.000 millones de barriles equivalentes de petróleo (Mbep) bajo una capa de sal de 7km en el lecho del océano Atlántico.

El Gobierno brasileño indica que cada año se podrían realizar futuras rondas de licencias para el presal, lo que dará a los proveedores la oportunidad de explotar reservas estimadas en 35.000Mbep.

De acuerdo con el ministro de Hacienda, Guido Mantega, Libra demandará inversiones por US$180.000mn en el período contractual de 35 años.

La subasta del lunes se concretó en medio de un brote de agitación social en Brasil. Durante el día la Policía empleó gas lacrimógeno y balines de goma para dispersar grupos de manifestantes que protestaban en contra de la subasta, que muchos aseguran que vendió los recursos naturales de Brasil a empresas extranjeras.

La ronda también coincidió con una huelga nacional de trabajadores petroleros que paralizó casi la totalidad de la producción brasileña, de acuerdo con el sindicato FUP.