Fondo petrolero soberano es un paso importante en reforma energética, según Intsok

Por
Martes 24 de diciembre, 2013

La creación del Fondo Mexicano del Petróleo como parte de las recientes reformas energéticas aumentará los ingresos del gobierno y permitirá una mayor inversión privada, de acuerdo con un representante de Norwegian Oil and Gas Partners (Intsok), el fondo petrolero noruego.

El fondo petrolero mexicano establece que los recursos derivados de la producción petrolera se canalicen al pago de contratistas, las pensiones del sector público y la deuda del gobierno, además de financiar becas para el desarrollo de la industria petrolera nacional. Por otra parte, no está limitado por las normas que rigen la asignación de un porcentaje particular a cierta actividad.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

"Todavía hay diferencias porque el fondo de Noruega se maneja mediante reglas muy severas para usar solo un porcentaje muy pequeño en gasto público y éste es solo de los intereses que se generan al invertir fuera del país", plantea el asesor del Intsok en México, Sergio Rivas. "La inversión que se hace cada año es de máximo 4,2% anual, el resto está para garantizar las pensiones de todos los noruegos".

En México, sin embargo, la reforma estipula que, como el gobierno firma contratos con empresas privadas en el sector upstream, debe mantenerse en el fondo un mínimo de 3% del PIB, aunque una vez que los ingresos superen el 10% se canalizarán a Hacienda, que decidirá su destino final.

Otra diferencia fundamental es que los recursos del fondo noruego se invierten fuera del país, en proyectos productivos o firmas de capital privado, lo que evita presiones inflacionarias en Noruega. Esta es una de las principales razones por las que se creó el fondo, agregó Rivas: para mantener saludables las finanzas públicas, que podrían verse afectadas por un exceso de capital petrolero.

También apuntó a las restricciones de inversión impuestas sobre el fondo noruego, que no se puede emplear para invertir en proyectos que pongan en riesgo las sostenibilidad de negocios o el pacto global por la paz.

"No veo ninguna de estas restricciones aquí", precisó, para agregar que la autonomía administrativa del fondo petrolero mexicano es un gran paso adelante y que "su solo diseño e implementación significa una de las mejores decisiones que haya podido tomar el Gobierno mexicano".