Modificaciones fiscales de Pemex son retiradas de discusión presupuestaria

Por
Miércoles 09 de octubre, 2013

El nuevo régimen tributario para la petrolera nacional mexicana, Pemex, fue excluido del debate de reforma presupuestaria para el 2014 en momentos en que los legisladores buscan introducir cambios sustanciales a la propuesta presentada el mes pasado por el presidente Enrique Peña Nieto.

José Isabel Trejo, presidente de la comisión de presupuesto de la Cámara Baja de México, señaló que el grupo decidió posponer la discusión del régimen tributario de Pemex y omitirlo del plan fiscal del 2014, de acuerdo con el medio local Crónica.

Si bien la propuesta presupuestaria de Peña Nieto propone reducción de impuestos y autonomía presupuestaria para la petrolera estatal, los cambios no se aplicarían sino hasta el año fiscal 2015.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

En el 2012, los impuestos y regalías cobrados a Pemex fueron iguales al 106% del ingreso operacional de la compañía.

La noticia se conoció luego de que Manilo Fabio Beltrones, coordinador de la bancada del Partido Revolucionario Institucional de Peña Nieto en la Cámara de Diputados, anunciara que su partido había logrado un acuerdo con el Partido de Acción Nacional (PAN, de derecha) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD, de izquierda) para introducir hasta 25 cambios a la propuesta presupuestaria del mandatario.

Los legisladores han demostrado particular oposición a la idea del presidente de aplicar el impuesto al valor agregado a la colegiatura escolar y a los créditos hipotecarios.

EL PLAN DE PEÑA NIETO

De acuerdo con el último informe jurídico del bufete Mayer Brown, con oficina central en Houston, la propuesta de Peña Nieto reduciría la dependencia gubernamental de los ingresos petroleros, "aunque no de la noche a la mañana".

El plan propone una nueva ley de ingresos hidrocarburíferos que establece un "dividendo estatal" que Pemex deberá pagar todos los años. Después de que el directorio de Pemex presente su informe financiero anual, el Ejecutivo propondría un dividendo que la paraestatal pagará al Estado, sujeto a la aprobación del Congreso.

Todo lo que quede después del pago del dividendo podría ser reinvertido por Pemex. La propuesta plantea indicadores referenciales para reducir el dividendo del Estado en el futuro a 30% de los ingresos de Pemex después de impuestos el 2016, 15% el 2021 y 0% el 2030.

Mayer Brown sugiere además que la propuesta fiscal incentivaría a Pemex a producir más petróleo, por ejemplo a través de un derecho cobrado por áreas que no produzcan hidrocarburos.

El plan también establecía una estructura para acuerdos de utilidad compartida en exploración y producción, que serían administrados por un fideicomiso hidrocarburífero dependiente de la Secretaría de Energía (Sener). Sin embargo, el plan no detalla el régimen tributario para las empresas privadas que participan en acuerdos de utilidad compartida con el Estado mexicano.

Con las últimas novedades del Congreso, estos cambios al parecer no se incluirán este año.