Petrobras debiera mantener control del sector brasileño de exploración y producción

Por
Jueves 24 de octubre, 2013

La energética federal brasileña, Petrobras (NYSE: PBR), continuará manteniendo un cuasimonopolio como operador de los bloques petrogasíferos del país en el próximo decenio, de acuerdo con la firma de consultoría Wood Mackenzie.

En un estudio con proyecciones sobre el mercado energético latinoamericano, Wood Mackenzie señaló que las oportunidades en la mayor nación sudamericana seguirían limitadas para los inversionistas extranjeros.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

"Petrobras domina el sector de exploración y producción y Wood Mackenzie espera que la empresa opere más del 90% de las actividades productivas entrando a la próxima década", señaló en un comunicado.

De acuerdo con Wood Mackenzie, la obtención de un 40% en el campo Libra por parte de Petrobras en la primera ronda de bloques presalinos del lunes 21 de octubre podría presentar dificultades financieras.

"Dado el compromiso con este activo la empresa, que ya sufre dificultades financieras, se pone en una situación difícil para ejecutar una impresionante cartera de proyectos".

La proyección agrega que si bien las vastas reservas petrogasíferas que se estiman para la cuenca Santos son motivo de optimismo, quedan por delante obstáculos lógicos.

"La productividad de la cuenca Santos frente a otras importantes cuencas de aguas profundas es una medida del impresionante desempeño que Brasil ha exhibido en términos de exploración", puntualiza Wood Mackenzie.

"No obstante, estos grandes descubrimientos presentan desafíos mayúsculos para su explotación. Petrobras está tratando de lograr algo que nunca se ha hecho antes en el ámbito internacional de aguas profundas".

Wood Mackenzie también elogió las reformas energéticas introducidas por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, este año.

"Como parte del debate de la reforma energética, el Gobierno mexicano se fijó metas ambiciosas de producción que, como país, deberá lograr de aquí al 2018", indica la consultora.

"Llegar al objetivo trazado de 3 millones de barriles diarios (Mb/d) de crudo será difícil, aunque no imposible".

De acuerdo con el estudio, el crecimiento de corto plazo en México podría depender del desarrollo sostenido del campo Chicontepec, las perforaciones de crudo pesado en aguas someras y el uso de técnicas de recuperación mejorada en campos maduros.

"En el largo plazo, el aumento de la producción se verá favorecido por el desarrollo de aguas profundas y no convencional, que podría ofrecer a las petroleras internacionales una excelente oportunidad de aplicar su conocimiento técnico y tecnología", concluye Wood Mackenzie.