Reforma fiscal de México reducirá impuestos a Pemex y le concederá autonomía

Por
Martes 10 de septiembre, 2013

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, presentó un plan de reforma tributaria que reduciría la carga fiscal de la petrolera nacional Pemex, bajaría los subsidios a la gasolina e implementaría un impuesto al carbono.

Como se indicó anteriormente, el mandatario propuso disminuir la carga tributaria de Pemex y concederle autonomía presupuestaria.

"Pemex y sus organismos subsidiarios gozarán de autonomía presupuestaria (...) y podrán determinar su presupuesto sin la intervención directa de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público", consigna la propuesta. El plan estipula que Pemex deberá seguir cumpliendo directrices cuando fije su presupuesto.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

De acuerdo con la propuesta, la nueva estructura impositiva de Pemex "disminuirá la carga fiscal de la empresa al dotarla de un régimen similar al de otras empresas y permitirá que las decisiones de asignación de recursos persigan el fin de maximizar el bienestar social".

Los detalles sobre la reducción de impuestos de Pemex no se delinearon en el plan.

Los cambios a la estructura tributaria de la petrolera entrarán en vigencia recién el 2015, si bien esta es la única medida del plan que puede extenderse en un año.

El plan también reducirá gradualmente los subsidios a la gasolina y el diesel. Ello costó a México cerca de 222.000mn de pesos (US$17.000mn) el 2012. Hacienda espera aumentar en seis centavos el precio de la gasolina estándar y en ocho centavos el valor de la gasolina premium y el diesel mensualmente el 2014 hasta alcanzar el precio de mercado de los productos.

La iniciativa también implementará un nuevo impuesto al carbono sobre combustibles fósiles. Si bien no se ha detallado el mecanismo, según el plan el Gobierno Federal espera obtener 20.400mn de pesos del nuevo impuesto el próximo año.

Tal como BNamericas informó el 9 de septiembre, la propuesta de gobierno incluye una reforma general tendiente a simplificar el régimen impositivo y distribuir la carga tributaria en forma más eficiente y equitativa al ampliar las bases impositivas, luchar contra la evasión de impuestos, eliminar varias exenciones, regímenes especiales y resquicios, así como subir de manera importante los impuestos.