Ronda ecuatoriana Suroriente atrae una nueva compañía en país

Por
Viernes 29 de noviembre, 2013

De las cinco compañías que presentaron ofertas a la Secretaría de Hidrocarburos de Ecuador (SHE) por la ronda de exploración y producción Suroriente, solo Belorusneft es nueva en el país.

La petrolera estatal bielorrusa, en un consorcio con el operador ecuatoriano de exploración y producción Petroamazonas y la petrolera chilena Enap, presentó una propuesta por el bloque 18.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Andes Petroleum Ecuador, controlada por las empresas chinas CNPC y Sinopec, está interesada por los bloques 79 y 83, mientras que Repsol (NYSE: REPPY) ofertó por el bloque 29. La revisión de las propuestas se extenderá hasta principios del próximo año.

Además de Petroamazonas, Andes opera el bloque Tarapoa, Enap participa en los bloques Mauro Dávalos Cordero, Jambelí y Paraíso-Biguno-Huachito, mientras que Repsol tiene participaciones en los bloques 16 y Tivacuno.

En la undécima ronda lanzada hace un año se ofrecieron 13 bloques de las surorientales provincias de Pastaza, Morona Santiago, Napo y Orellana bajo la modalidad de contrato de servicios. En el marco de la promoción se efectuó una gira informativa internacional con visitas a Beijing, Bogotá, Houston, Indonesia, Nueva York, París y Singapur.

Las autoridades contemplaban una inversión de US$1.000mn-1.200mn. Según información preliminar, se calculaban 690 millones de barriles de petróleo original en sitio en las áreas y una de tres posibilidades de éxito exploratorio.

El plazo para presentar ofertas se extendió dos veces a solicitud de potenciales postores que querían más tiempo para evaluar la geología y destacaron un nivel alto de complejidad técnica y una posible extracción de crudo pesado, informó la SHE durante el proceso.

Sin embargo, el factor de fondo tras la baja participación es el impacto que ha tenido la política gubernamental de aumentar el control estatal, conducida por la migración de contratos de participación a contratos de servicio, sobre el atractivo local y la consiguiente caída de la producción petrolera del sector privado.

Una mayor participación estatal ha sido complementada por el acercamiento del presidente Rafael Correa con naciones "amigas" y sus compañías estatales para avanzar en exploración y producción, como queda demostrado por las firmas que participaron en esta ronda.