Sector energético argentino está optimista por expectativas pro mercado

Por
Martes 03 de diciembre, 2013

Las señales de menor respaldo a la presidenta argentina, Cristina Fernández, apuntan a un cambio en la suerte del atribulado sector energético local, de acuerdo con el último informe Electric Power Intelligence Series de BNamericas.

Las elecciones parlamentarias de octubre no lograron entregarle a Fernández el respaldo necesario para modificar la Constitución y permitir un tercer período de gobierno.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

El candidato de oposición Sergio Massa, del partido Frente Renovador, se erigió como uno de los grandes ganadores de los comicios gracias a su plataforma pro mercado.

En el sector energético, un cambio de dirección se recibirá como una buena noticia, señala el informe.

Desde la crisis del 2001-2002, la infraestructura energética argentina ha presentado un deterioro gradual. Sin embargo, no todo está perdido. Argentina fue bendecida con abundantes fuentes de energía: viento, biomasa, cultivos para elaboración de combustibles, recursos geotérmicos, radiación solar, gas natural, miles de kilómetros de costa y ríos de gran caudal.

Con la política energética adecuada, se podría lograr la seguridad energética. Tal vez es igualmente importante que la abundancia de estos recursos energéticos, particularmente en energía eólica y gas natural, podría revitalizar la economía.

La flexibilización de los controles sobre los precios del gas a boca de pozo y las mayores tarifas ofrecidas en la licitación de energía renovable Genren han promovido el optimismo entre los inversionistas.

Sin embargo, el informe advierte que no habrá grandes cambios hasta que se eliminen los controles de precios introducidos en el pináculo de la crisis monetaria argentina del 2002.

Además de ahuyentar la inversión, la distorsión de precios tiene otro efecto inesperado: aumenta la demanda de manera artificial al poner más presión sobre un sistema frágil y las arcas del Estado, concluye el informe.

Para acceder al documento completo, haga clic aquí.