Senado mexicano aprueba proyecto de ley de energía y lo despacha a Cámara Baja

Por
Miércoles 11 de diciembre, 2013

Después de 20 horas en el pleno, el Senado de México aprobó una histórica transformación energética la mañana del miércoles y despachó a la Cámara Baja el proyecto de ley para su aprobación.

El oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) de la misma coalición, y el derechista Partido de Acción Nacional (PAN) propusieron la iniciativa, mientras que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y otras facciones de izquierda votaron en su contra y llegaron incluso a ocupar la sala del Senado e impulsar sin éxito la suspensión del debate.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Los senadores del PAN Javier Corral y Ernesto Ruffo rompieron filas con su conglomerado y votaron en contra de la propuesta.

Corral señaló que el documento no abordaba adecuadamente el mayor problema del sector -la corrupción- y asegura que la legislación es simplemente "el diseño de una estructura con nuevos corruptores".

¿QUÉ LOGRÓ EL PROYECTO?

Marco Oviedo, economista jefe de México de Barclays, asegura que la legislación "es mejor que lo esperado".

"Podemos esperar que operadores relevantes estén en México y que el gobierno pueda aprovechar los recursos petroleros que [la petrolera nacional] Pemex obviamente no puede", dijo Oviedo a BNamericas.

Las modificaciones constitucionales en la propuesta de ley eliminan los monopolios del Estado sobre los sectores hidrocarburífero y eléctrico, que han existido durante décadas.

También abre toda la cadena hidrocarburífera a la participación privada con esquemas de contratación como la producción compartida y las licencias en el segmento upstream.

Con la iniciativa se crearía además un mercado mayorista de generación eléctrica y las empresas privadas podrían ser comercializadoras minoristas de energía.

Las empresas nacionales Pemex y CFE se convertirían en "compañías públicas productivas", modificación que convierte la creación de valor económico en su mayor prioridad.

Las empresas del Estado también competirían con los privados por primera vez en sus respectivas funciones.

CAMBIOS MENORES

El proyecto de ley definitivo saldrá del Senado con cambios menores respecto del texto presentado el sábado (7 de diciembre).

Primero, el sindicato de trabajadores petroleros STPRM dejaría de tener representantes en el directorio de la paraestatal. La propuesta asegura que los derechos de los trabajadores sindicalizados se respetarán en su forma actual.

Además, se modificó una cláusula de transición para agregar la frase "entre otros" al enumerar las modalidades contractuales permitidas por el proyecto, como la utilidad compartida, la producción compartida y las licencias.

PRÓXIMOS PASOS

La propuesta pasará ahora a la Cámara de Diputados, donde también se espera sea aprobada.

Las sesiones parlamentarias en México terminan el 15 de diciembre, fecha para cuando se anticipa que la Cámara de Diputados votará positivamente la legislación.

El siguiente paso en la aprobación de las modificaciones constitucionales sería su despacho a las legislaturas estatales, la mayoría de las cuales han manifestado su postura favorable. Este proceso podría tomar meses.