Auge de esquisto argentino propiciaría repunte de inversión en petroquímica

Por
Jueves 27 de abril, 2017

Argentina podría emular el auge del gas de esquisto en EE.UU., que se generó gracias al aumento de la inversión en proyectos petroquímicos, según un representante de la industria.

Al contar con la segunda mayor dotación de reservas de gas de esquisto técnicamente recuperable del mundo tras EE.UU., Argentina podría conseguir lo mismo a nivel latinoamericano, comentó a un panel el presidente de la asociación regional de petroquímica APLA, Marcos Sabelli, durante la conferencia de petróleo y gas Arpel 2017 en Uruguay.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Sabelli afirmó que solo se ha desarrollado el 1% de la emblemática formación de esquisto Vaca Muerta y que la mayoría de esos emprendimientos continúa en etapa piloto.

Si la industria argentina de esquisto puede obtener economías de escala a la par de aquellas ya alcanzadas en Norteamérica, no hay razón para que el país no pueda estimular un renacer de la petroquímica en América Latina, sostuvo.

RETOS DE REFINERÍAS

En el mismo evento, un ejecutivo de la petrolera argentina YPF aseveró que el segmento hidrocarburífero downstream latinoamericano enfrenta múltiples retos.

Las refinerías de la región presentan retrasos respecto a aquellas de EE.UU. en términos de capacidad de procesamiento, eficiencia energética, costos operacionales y de mantenimiento, y capacidad de desulfuración, manifestó el titular de planificación y desarrollo técnico de la empresa, Mauricio Martín.

Asimismo, la canasta de producción de crudo se está tornando más pesada y rica en azufre, lo que acentúa la necesidad de mejorar la capacidad de desulfuración, añadió Martín.

También advirtió durante la conferencia que los topes al contenido de azufre del combustible residual que consume el mercado global de transporte serán más estrictos en los próximos años.

La sobreoferta de productos refinados de EE.UU. en medio de la creciente demanda de Latinoamérica pone presión adicional al segmento downstream de la región, específicamente a las petroleras nacionales.

Estos retos, si bien son importantes, representan también una gran oportunidad de inversión para la industria, sentenció Martín.