Braskem congela planes de fabricar plásticos verdes y reordena prioridades

Por
Jueves 07 de febrero, 2013

La petroquímica brasileña Braskem (NYSE: BAK) señaló que en el 2013 no tiene previsto invertir en nuevas plantas que utilicen etanol de caña de azúcar para producir polipropileno (PP) o polietileno (PE).

Braskem opera actualmente una planta de PE 'verde' con capacidad para 200.000t/a que comenzó su producción en el 2010 en Triunfo, sur de Brasil.

Desde entonces, ha revelado que tiene planes de construir una planta de PP de origen vegetal de al menos 30.000t/a de capacidad, lo cual demandará una inversión mínima de US$100mn, y estudia también otra planta de PE.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

En una conferencia de prensa, el presidente de Braskem, Carlos Fadigas, manifestó que este año la compañía no contempla invertir en bioplásticos.

Dow Chemical (NYSE: DOW) y Mitsui también postergaron su proyecto de US$1.500mn para fabricación de PE a partir de caña de azúcar en Brasil. En dicha operación, se produciría etanol a base de caña para la elaboración de 350.000t/a de varios tipos de PE. El proyecto habría significado la mayor inversión mundial en biopolímeros.

Braskem ha enfrentado presiones de agencias calificadoras de riesgo crediticio para reducir su apalancamiento e incrementar la generación de efectivo.

Además, se ha cuestionado la economía de la bioproducción de PP y PE por causa de la disponibilidad de insumos a muy bajo precio, como el gas de esquisto de procedencia estadounidense.

Fadigas señaló que el foco de inversión principal de la compañía era Etileno XXI, proyecto de PE valorizado en US$3.200mn que se desarrolla en México a través de un emprendimiento conjunto con Idesa de México.

La construcción de esta planta, que comenzará sus operaciones en el 2015, registra un avance de 20%.

Además, Braskem continúa analizando una posible inversión en el complejo petroquímico Comperj, que construye la petrolera federal Petrobras (NYSE: PBR) en el estado de Río de Janeiro.

La decisión final de la inversión se adoptará en el 2014, según Fadigas, y dependerá en parte del costo de los insumos de Petrobras y de los incentivos tributarios que ofrezca el Gobierno Federal.