Gobierno argentino retoma controles cambiarios con medida que podría no ser la última

Por
Jueves 21 de marzo, 2013

El Gobierno argentino continúa ajustando y extendiendo sus controles cambiarios, esta vez mediante el aumento de un impuesto sobre las compras con tarjeta de crédito realizadas en el extranjero, junto con la ampliación de su alcance.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) anunció un aumento del impuesto de 15% a 20% y la extensión del denominado cepo sobre los turistas para incluir las compras de boletos de avión y hoteles para viajes internacionales.

Los observadores del mercado no esperan que esta nueva medida sea la última en la agresiva lucha del gobierno para reducir la fuga de capitales y apuntalar la moneda local, dada la constante diferencia entre las tasas del dólar oficial y del mercado negro. Según la tasa oficial, el dólar vale alrededor de 5,1 pesos, mientras que en el mercado negro llega a 8,3 pesos.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Desde que la administración de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner comenzó a implementar controles cambiarios hace 15 meses, no menos de 25 medidas de este tipo se han impuesto, de acuerdo con un informe publicado en el diario local La Nación.

Los controles cambiarios y otras medidas intervencionistas son vistos por muchos analistas como la principal razón por la cual la economía argentina se desaceleró bruscamente para crecer solo 1,9% en el 2012 frente al 8,9% del 2011. El país registra además una de las mayores tasas de inflación de Latinoamérica, la que según expertos del sector privado bordea el 26% anual, mientras el gobierno sigue asegurando que la cifra es de "solo" 11%.

Argentina fue censurada el mes pasado por el FMI debido a su incapacidad para proporcionar cifras confiables de inflación y de PIB. Fernández ha dicho en reiteradas ocasiones que ni ella ni su gobierno cederán a las presiones de instituciones como el FMI, a las que considera en parte responsables de la crisis financiera mundial del 2008-2009, entre otras cosas.