Panorámica: México se concentra en recursos de esquisto

Por
Jueves 21 de marzo, 2013

El Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) y la empresa local de exploración Comesa suscribieron un acuerdo el miércoles (20 de marzo) destinado a explorar y evaluar los recursos de esquisto del país en las cuencas Burgos y Misantla, indicó la Secretaría de Energía (Sener) en un comunicado.

Como informó BNamericas el 7 de marzo, México se muestra optimista ante su potencial de esquistos tras el anuncio de los primeros volúmenes de petróleo de esquisto. El nuevo proyecto es la última iniciativa para comprender de mejor forma los recursos de esquisto, que Sener estima podrían ascender hasta a 60.000 millones de barriles equivalentes de petróleo.

La Sener financiará la campaña de US$244mn a través del Fondo Sectorial de Sustentabilidad Energética (FSE), que se mantiene con un impuesto de 0,65% a la petrolera nacional Pemex.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

La planificación del proyecto está en desarrollo desde octubre pasado cuando BNamericas informó sobre la intención de Sener de lanzar el programa.

La iniciativa se concentrará en un bloque en cada una de las dos cuencas con potencial de esquistos del país.

En el segundo semestre de este año, partirá la primera etapa de los trabajos con levantamiento sísmicos 3D-3C en el bloque Galaxia de la cuenca Burgos, estado de Coahuila.

La segunda etapa de proyecto, que llevan a cabo Comesa e investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se concentrará en el bloque Limonaria de la cuenca Misantla, estado de Veracruz. Comesa concentrará la exploración en prospectos del Cretáceo Superior y Jurásico Superior del bloque.

Se establecerá un centro para investigación de esquistos en Villahermosa, estado de Tabasco, para realizar el seguimiento del proyecto.

Luego de concluir los estudios de sísmica y geológicos, el proyecto propondrá métodos de producción, establecerá infraestructura, instalará pozos e identificará campos para producción.

El proyecto se extenderá hasta abril del 2016.

"Yo creo que es muy acertada esta decisión de iniciar con los estudios y que sea la geología la que dé la ultima palabra allí", dijo a BNamericas Fabio Barbosa, analista del sector petrolero de la UNAM.

Barbosa sostuvo que si bien Pemex Exploración y Producción (PEP), filial de Pemex, ya obtuvo resultados positivos en el pozo Anhelido-1 en la cuenca Burgos, todavía es muy pronto.

Para comprender realmente el potencial de esquistos de México se requiere la perforación de cientos o miles de pozos y, según Barbosa, a la fecha PEP solo ha perforado siete pozos de esquistos. Él estima que México se encuentra por lo menos a cinco años de alcanzar cualquier producción significativa de esquistos.

Pese a que con este proyecto están apareciendo nuevos investigadores para explorar los recursos de esquisto, la petrolera no está incluyendo a nadie extraño a su círculo cercano de empresas de servicios.

Comesa, la única empresa privada que participa en el proyecto, en una empresa de riesgo compartido entre PEP y la firma de servicios petroleros Schlumberger.