Rio de Janeiro lanza programa para plásticos

Por
Martes 08 de octubre, 2013

El estado brasileño de Río de Janeiro lanzó un programa de incentivos tributarios para la industria del plástico en un intento por atraer nuevas empresas del rubro al estado y fomentar las inversiones en la industria.

El programa Rio: a Nova Fronteira do Plástico también contempla apoyo para capacitación.

El gobierno estatal manifestó que el programa ayudará a mejorar la competitividad de los productores de plásticos que operan en el estado, muchos de los cuales se han trasladado a São Paulo en los últimos años.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

El secretario de Desarrollo Económico del estado, Julio Bueno, indicó que si bien Río de Janeiro es el cuarto mayor productor de etano de Brasil, es apenas el séptimo más grande en cuanto a consumo de resinas plásticas.

"Tenemos un mercado de consumo en expansión y contamos con la materia prima", indicó. "Ahora tenemos que desarrollar la cadena de producción".

Bueno señaló que los incentivos fiscales beneficiarán a todos los sectores de la industria del plástico, desde la producción de resinas hasta el reciclaje de productos terminados. El impuesto ICMS sobre la venta de productos plásticos se reducirá de 6% a 4% y se recortará de 19% a 12% para las ventas mayoristas de resinas plásticas. La agencia estatal de desarrollo también lanzará una línea de financiamiento que proporcionará créditos baratos para que la industria invierta en mejoras de capacidad y equipos.

Además dijo que cuando el complejo petroquímico y de refinación Comperj esté en funcionamiento, Río estará produciendo 4,6 millones de toneladas (Mt) de etano, polipropileno y polietileno al año, cifra superior a los actuales 1,54Mt. Esto convertirá a Río en el mayor estado brasileño productor de resinas plásticas en términos de volumen.

Se espera que el primer tren de refinación de Comperj, que construye la energética federal Petrobras (NYSE: PBR), comience a operar en el 2016. La petroquímica brasileña Braskem (NYSE: BAK), en la cual Petrobras es el segundo mayor accionista, todavía no decide qué plantas petroquímicas construir en el lugar.