FMI insta al Caribe a tomar medidas por cambio climático

Por
Martes 11 de diciembre, 2018

El FMI hizo un llamado a las naciones del Caribe a reforzar la protección de seguros y la resiliencia de la infraestructura ante el creciente riesgo de desastres naturales por el cambio climático.

"A medida que el calentamiento global continúa aumentando las temperaturas de los mares, el Caribe se va volviendo más vulnerable a los desastres naturales, cada vez más frecuentes y perjudiciales", advirtió el FMI en un comunicado. "Las políticas que fomentan la resiliencia de los países del Caribe, como el fortalecimiento de la infraestructura física y la implementación de protección de seguros, pueden ayudar a minimizar los costos humanos y económicos de los desastres naturales y preservar la majestuosa belleza de la región".

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Recordando los estragos de los huracanes María e Irma en septiembre de 2017 y advirtiendo que la producción de Dominica tardaría al menos 5 años en recuperarse a los niveles anteriores al desastre, la entidad instó a los países a actuar con rapidez y a adoptar estrategias colaborativas para mayor resiliencia al efecto climático.

La subregión tendrá que enfrentar problemas. El FMI indicó que la contratación de seguros es baja actualmente, tanto de parte del sector público como del privado, y añadió que la brecha de seguros promedia alrededor de 66%, situación que "refleja los altos costos de los seguros y los conflictos en la asignación de recursos escasos".

"Los gobiernos recurren principalmente al fondo regional denominado Mecanismo de Seguros contra Riesgos Catastróficos en el Caribe, creado en 2012 para tramitar pagos rápidos y limitar el impacto financiero de tormentas devastadoras entre los gobiernos del Caribe", señaló el FMI. "Pero los pagos son limitados en función de los daños".

"Los estados caribeños no han generado herramientas innovadoras de riesgo compartido, como bonos de catástrofe, dada su complejidad y altos costos de implementación", agregó.

RESPUESTA INTEGRAL

Si bien llama a la construcción de infraestructura resiliente, al uso adecuado de terrenos, a la implementación de reglas de zonificación y códigos de construcción, el FMI reconoce que "la construcción de infraestructura resiliente requiere tiempo y los riesgos no siempre se pueden evitar".

Por esto, señala la entidad, "asegurar la protección financiera, por ejemplo a través de seguros y provisiones para hacer frente a las consecuencias de los desastres naturales, resulta necesario para acompañar la construcción de protección estructural. A medida que las estructuras físicas y sociales se vuelven más resilientes, la necesidad y costo de los seguros y la necesidad de asistencia por desastres debiera disminuir".

Al mencioinar la Unión Monetaria del Caribe Oriental (ECCU) como "un buen ejemplo de cómo la estrategia de resiliencia a desastres puede tener beneficios significativos", el FMI señala que la investigación de su personal demuestra que, con infraestructura pública resiliente, podría aumentar la producción potencial en 3-11%, con un dividendo de crecimiento anual de 0,1-0,4%".

El FMI alentó a los países a tomar la iniciativa con sus propias estrategias locales de resiliencia al clima y a recurrir al apoyo de los bancos multilaterales de desarrollo, los donantes, los fondos para el clima y, en primer lugar, las instituciones financieras internacionales.

"Las instituciones financieras internacionales apoyarán a los países en el diseño de estrategias de resiliencia", aseguró el FMI. "Estas instituciones podrían apoyar el desarrollo de capacidades para profundizar en los mercados financieros y de seguros, analizar estrategias de gestión de riesgos sobre la deuda pública y evaluar los beneficios netos de herramientas innovadoras de riesgo compartido, incluidos instrumentos de deuda contingentes".

Tales esfuerzos deberían respaldar la capacidad de los países del Caribe para cumplir con las obligaciones de servicio de deuda luego de desastres naturales, concluyó el FMI.