Emergente de salud digital apunta a ampliarse en A. Latina

Por
Miércoles 15 de febrero, 2017

Una aplicación brasileña que funciona como enfermera digital para pacientes crónicos que requieren atención constante quiere consolidar sus operaciones a nivel nacional este año, a medida que se prepara para ampliarse a otros mercados latinoamericanos y europeos en 2018.

Estas declaraciones las realizó Gustavo Comitre (en la foto), fundador y titular de producto de CUCOhealth, el que asegura es el primer servicio de enfermera digital de Brasil.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

La emergente fue creada como un proyecto universitario. El año pasado, estuvo entre las siete emergentes seleccionadas para participar en el SmartCamp 2016 de IBM Brasil. CUCO llegó a la final y ganó US$120.000 en créditos para emplear en la adquisición de servicios y soluciones de IBM.

Comitre informó que la empresa también había recibido inversiones de fondos privados de entre US$500.000 y US$1 millones (mn). Las negociaciones con otros fondos estarían en curso.

Tras un piloto, hace dos semanas se lanzó una versión final de la aplicación para dispositivos Android y a la fecha ha tenido unas 2.000 descargas, señaló. Unas 5.000 personas la han usado desde el piloto.

"Había muchas aplicaciones y servicios enfocados en hospitales, pero sentíamos que algo faltaba para la atención básica de salud y actividades de enfermería", indicó Comitre a BNamericas.

"Por ejemplo, se puede descargar la aplicación en el teléfono de la madre y supervisar su tratamiento desde ahí al registrarse como pariente. Cuando ella no responde a la aplicación cuando debe tomar su medicina o responde que no la ha tomado, la aplicación envía una alerta al pariente registrado", señaló.

Una versión para iOS debiera lanzarse en marzo y una versión en español (la aplicación se encuentra en portugués e inglés) entraría pronta a su elaboración.

El equipo de CUCO comprende 11 personas, incluido un farmacéutico y un asesor de Stanford especializado en aplicaciones médicas y de salud.

La aplicación emplea un bot conversacional en la plataforma de aprendizaje automático Watson de IBM para apoyar a los pacientes con consultas generales, como los efectos secundarios de una determinada droga o la composición de una medicina específica.

Comitre insiste en que el servicio no fomenta la automedicación ni el autodiagnóstico. "No lo hacemos ni podemos. Aparte de funcionar como un recordatorio remoto para la toma de medicinas, nuestro enfoque es aclarar dudas y difundir conocimiento sobre temas no específicos".

En la base de datos del bot conversacional se encuentran registradas más de 10.000 preguntas y respuestas y muchas otras se están sumando. Según Comitre, el profesional de la salud está a cargo de archivar las preguntas y también de "enseñar" el algoritmo de aprendizaje automático, de modo que el sistema pueda buscar respuestas en más de 15.000 páginas médicas verificadas.

La aplicación no cuenta con publicidad y no tiene costo para el paciente. CUCO cobra un arancel mensual de suscripción a los planes de salud y hospitales que la usan para monitorear en forma remota a los pacientes.

Entre los próximos pasos se encuentran llevar la aplicación a grandes hospitales públicos y clínicas e integrarla en software médico existente y en la plataforma del sistema brasileño de salud pública, e-SUS.

El objetivo, explica Comitre, es que cuando un médico asociado prescribe un tratamiento o medicina, el paciente tenga automáticamente los detalles en su aplicación.

Actualmente, esta integración se encuentra en curso con un hospital en el estado de Santa Catarina y con el Hospital do Coração de São Paulo para atender a pacientes cardíacos.