Senado de Brasil prohíbe topes a planes de banda ancha fija

Por
Jueves 16 de marzo, 2017

Senadores brasileños aprobaron la noche del miércoles un proyecto de ley que prohíbe a los operadores de telecomunicaciones fijar límites a los planes de banda ancha fija.

Tras un acuerdo entre los líderes de todas las partes, el texto se analizó en el Senado con prioridad. Ahora pasará a la Cámara Baja del Congreso para su debate.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

El proyecto realiza enmiendas al Marco Civil de Internet para vetar expresamente esta práctica de los carriers locales. El proyecto de ley no hace referencia a los planes de banda ancha móvil.

El autor del proyecto, el senador Ricardo Ferraço, argumentó que fijar límites al tráfico de internet era perjudicial para el público debido a que es esencial para sus actividades diarias.

Según el senador, limitar el uso de internet sería una noticia terrible en Brasil, algo solo visto en países liderados por gobiernos autoritarios, que frenan el acceso de la ciudadanía a la información.

El senador Ferraço indicó que internet es una herramienta para la ciudadanía y que la amplia mayoría de los países adopta el modelo de internet fija sin límites a los datos.

El año pasado, una auditoría pública realizada por distintas comisiones en el Senado reunió a representantes de empresas, consumidores y del regulador de telecomunicaciones Anatel y la asociación brasileña de abogados (OAB) para analizar los topes a la banda ancha fija.

La controversia comenzó luego de que los operadores analizaran abiertamente cortar el servicio o reducir la velocidad de internet una vez que se alcanzara el límite mensual de datos, lo que obligaría al usuario a comprar capacidad adicional y mejorar el paquete.

A medida que creció el rechazo público y las críticas de organizaciones de defensa del consumidor, el regulador Anatel emitió en un comienzo una prohibición temporal y luego impidió a los carriers adoptar dichas medidas en forma definida hasta que se analizara el tema.

Anatel está realizando su propio debate y lanzó una consulta pública sobre el tema en noviembre y extendió el plazo en enero. El plazo para presentar comentarios a través de la plataforma del regulador se postergó hasta el 30 de abril.