Cuba y Argentina
Opinión

Lo bueno del acercamiento de Obama a la región, con o sin McDonald's

Bnamericas Publicado: miércoles, 23 marzo, 2016

La visita del presidente Barack Obama a Cuba y Argentina se celebra, con justa razón, como el comienzo de una nueva era en las relaciones entre EE.UU. y América Latina. El viaje a Cuba es el primero de un mandatario estadounidense desde que un acorazado trasladara a Calvin Coolidge a La Habana en 1928. El tramo argentino de la gira comienza el miércoles y constituye la primera visita de un presidente estadounidense desde 2005, año en que George Bush participó en la Cumbre de las Américas en Mar del Plata. Además, se produce en un contexto de importantes cambios bajo el nuevo gobierno de Mauricio Macri.

"Lo que hicimos durante 50 años no sirvió ni a nuestros intereses ni a los intereses de Cuba", declaró Obama en la capital cubana, acompañado de su viejo enemigo Raúl Castro. "El embargo va a terminar. Lo que no puedo decir con seguridad es cuándo. Pero este camino por el que vamos va a continuar más allá de mi administración".

Este, obviamente, es el tema más urgente para Cuba. El día posterior a la llegada de Obama a Cuba, Granma, el diario oficial del Partido Comunista cubano y el periódico más leído en la isla, publicó un artículo en la portada en el que llamó al embargo "el principal obstáculo al desarrollo de Cuba".

Pero se espera mucho más ya que este es solo el principio de lo que podría transformarse, como mínimo, en una relación de negocios. El hecho es que Cuba es una nación de 11 millones de personas en el umbral de entrada de EE.UU. cuya precaria infraestructura ha permanecido prácticamente inalterada desde la década de 1950.

La fiebre del oro ya llegó. El séquito de Obama en Cuba incluía, entre otros, a Brian Chesky, cofundador de Airbnb; Arne Sorenson, presidente ejecutivo de Marriott; Rob Manfred, comisionado de béisbol de las Grandes Ligas; y Ken Siegel, asesor general de Starwood Hotels.

"Hemos alcanzado acuerdos para reanudar los vuelos directos y el servicio de correos", señaló Obama. "Hemos ampliado los lazos comerciales y aumentado la capacidad de estadounidenses para que viajen y hagan negocios en Cuba".

Netflix ofrece sus servicios en Cuba, Airbnb opera en la isla y se está expandiendo, Starwood reveló la firma de un acuerdo para administrar tres hoteles en La Habana (el primer hotel estadounidense en hacerlo en seis décadas) y Google señaló su intención de mejorar el acceso del pueblo cubano a internet.

Hay una broma dando vueltas en internet y dice que este es el momento de ir a Cuba, antes de que McDonald's y Starbucks irrumpan en la escena. Pronto, los vetustos edificios y automóviles de la década de 1950 serán reemplazados por hoteles similares a los de Miami y estadios de béisbol bautizados con el nombre de compañías de seguros. Espero que esto no sea cierto del todo, pero si así fuera ¿sería tan terrible?

El hecho es que EE.UU. dejó de ser un gran demonio de la región. La preocupación por el mercantilismo se da entre los turistas privilegiados y nada tiene que ver con las necesidades de los cubanos comunes y corrientes (ni de los argentinos ni los latinoamericanos en general), que quieren lo mismo que el resto de nosotros: oportunidad e integridad, conexión con el mundo, seguridad e impulso al emprendimiento. Mientras Obama continúa su gira, todo el mundo espera que se firmen nuevos acuerdos también en Argentina, en especial en materia de energía, agricultura y tecnología.

Poco después de asumir su mandato, Obama prometió en la Cumbre de las Américas celebrada en Trinidad y Tobago en 2009 "un nuevo capítulo de compromiso" en América Latina "basado en el respeto mutuo, en los intereses comunes y en los valores compartidos". Desde la ayuda ofrecida a Colombia para negociar la paz con el grupo guerrillero de las FARC hasta el combate de la violencia provocada por el narcotráfico en Centroamérica, nadie duda de que ha cumplido su promesa.

Esto es algo bueno. Las naciones del hemisferio occidental son más similares que distintas y una región unida nos beneficia a todos. Lo que no está claro aún es si el deshielo de las relaciones tendrá un impacto político en Cuba. Es de esperar que, dada la proximidad de ambas naciones, el impacto sea más profundo que lo ocurrido con China desde la normalización de EE.UU. con el país asiático en 1979. Y ojalá también que el próximo presidente de EE.UU. continúe con esta campaña.

Para continuar leyendo, suscríbete a BNamericas y obtén todos los detalles sobre este artículo y acceso a otras noticias y reportajes relacionados.

Suscríbete a BNamericas y accede a miles de proyectos, contactos y noticias.

Otros proyectos en: Infraestructura

Accede a información clave sobre miles de proyectos de Infraestructura en Latinoamérica: etapas, capex, compañías relacionadas, contactos y más.

Otras compañías en: Infraestructura

Accede a información clave sobre miles de empresas de Infraestructura en Latinoamérica: proyectos, contactos, accionistas, noticias relacionadas y más.

  • Compañía: Durmientes de Hormigón Argentinos S.A.  (DHASA)
  • Durmientes de Hormigón Argentinos S.A. (DHASA) es una firma argentina creada en 2012 que se adjudicó una concesión para reemplazar los durmientes de los tramos ferroviarios Buen...
  • Compañía: SCAF Logística S.A  (SCAF Logística)
  • SCAF Logística S.A. ofrece servicios de logística a los sectores industriales de Chile. Trabaja principalmente con compañías mineras, a las que presta servicios de inventario, c...
  • Compañía: Constructora Fopeca S.A.  (Constructora Fopeca)
  • Constructora Fopeca S.A. (Fopeca), con sede en Quito, se dedica a la construcción de carreteras, calles y otras vías en Ecuador. En 2017 Fopeca trabaja en la reconstrucción de l...