Resumen anual: El sector energético mexicano en el 2012, año de las energías renovables

Por
Viernes 28 de diciembre, 2012

Los últimos cambios importantes en el sector eléctrico de México se registraron en el 2008, cuando una reforma energética enfocada en el petróleo incluyó dos proyectos de ley tendientes a facilitar y promover la generación renovable.

Recién en el 2012 se comenzaron a ver los resultados de estos cambios. Entre el 2008 y el 2011, la cuota de energías renovables (excluida la hidroelectricidad) en la matriz de la red del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) cayó de 2% a 1,8%.

Sin embargo, gracias a las generadoras eólicas, esta participación había aumentado a 4% para octubre del 2012.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Crece la generación eólica, pero con oposición

Este año entraron en funcionamiento siete parques eólicos que incorporaron 632MW de capacidad a la red y casi duplican la potencia instalada actualmente, que ahora suma alrededor de 1,3GW.

Los nuevos parques conectados este año fueron Fuerza Eólica del Istmo II (30MW), La Venta III (102MW), Oaxaca II, III y IV (306MW), Oaxaca I (101MW), Bee Nii Stipa II (74MW), Piedra Larga I (90MW), y Arriaga (29MW).

Además, más de 1,4GW de nuevos proyectos ya obtuvieron capacidad de transmisión con la eléctrica nacional CFE y algunos ya iniciaron sus obras.

En noviembre, CFE siguió aportando al desarrollo eólico con la adjudicación a Enel Green Power del contrato por la primera etapa de 101MW del parque Sureste I. La fase II de 202MW será adjudicada hacia fin de año.

Entre los eventos más destacables, se inició la construcción del proyecto de 396MW Mareña Renovables, a cargo de un consorcio conformado entre Mistubishi, el Fondo de Infraestructura Macquarie México y el fondo de pensiones neerlandés PGGM. Mareña Renovables será el mayor parque eólico de Latinoamérica cuando esté terminado.

Sin embargo, las dificultades que ha atravesado recientemente son indicador de lo que podría depararle a la industria eólica como parte del aprovechamiento masivo de los abundantes recursos eólicos en el estado de Oaxaca.

Los habitantes de las comunidades cercanas al proyecto Mareña se tomaron los municipios y bloquearon la entrada a los sitios de construcción aduciendo daños ambientales en una franca oposición al proyecto. Hasta ahora, la compañía ha encontrado formas de evadir las manifestaciones, pero el sector eólico -y toda la industria en su conjunto- debe encontrar una solución para avanzar con los proyectos eólicos.

Industria solar avanza lentamente

La industria solar de México, con apenas 25MW de capacidad repartida en pequeñas instalaciones, ha sido lenta para convertirse en generadora competitiva en la red mexicana.

CFE lanzó su primera planta solar, el parque de 1MW Santa Rosalía, a principios de año tras invertir US$6mn. En febrero, el monopolio del sector eléctrico adjudicó un contrato por la planta de 5MW Cerro Prieto a la española Iberdrola. El sitio servirá como piloto para probar diversas tecnologías solares.

Si bien muchas empresas han progresado lentamente, en especial en el desarrollo de proyectos a escala de empresas eléctricas, otras están demostrando que la industria es rentable. Sonora Energy Group se convertirá en la mayor generadora solar de la red nacional en el segundo trimestre del 2013 cuando lance la instalación de 46MW Puerto Libertad.

Como muchas empresas que siguen el modelo de autoabastecimiento, Sonora Energy se está dando cuenta de que puede generar energía con precios más bajos que el estándar de CFE.

El experimento undimotriz

Si bien México tiene algunos de los mejores recursos solares y eólicos del mundo, este año descubrió también un gran potencial en las mareas.

El desarrollador de energía alternativa Marersa terminará para CFE alrededor de fin de año la construcción de la central de energía undimotriz de 3MW Rosarita, avaluada en US$5,4mn. Rosarita es la primera generadora de este tipo en el país.

Marersa luego se ocupará de nuevas iniciativas que se están desarrollando según el modelo de autoabastecimiento y espera poner en servicio 60MW adicionales con generadores undimotrices hacia fines del 2013.

Si los nuevos generadores demuestran ser tan rentables como se espera, México podría recibir a un nuevo actor en el mercado de renovables.