Futuro de operaciones de aguas profundas en Mexico es incierto todavía

Por
Jueves 25 de julio, 2013

A unos 110km al este de la ciudad de Veracruz, en aguas del golfo de México, está apostada la plataforma Centenario, unidad semisumergible de sexta generación que pertenece a la firma mexicana de servicios Grupo R., socio clave de la petrolera nacional Pemex en exploración de aguas profundas desde el 2007.

Desde la cubierta de la plataforma, trabajadores de Pemex, Grupo R., Halliburton, Schlumberger, la noruega Aker Solutions y la mexicana Rotenco, entre otras empresas, lograron llegar a una profundidad final de 5.700m (18.700 pies) en el pozo Ahawbil-1, donde los ingenieros identificaron gas y condensado.

Ahawbil-1 es el pozo más reciente de la ofensiva de Pemex para convertirse en productor de crudo en aguas profundas de manera definitiva.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

CINTURÓN PLEGADO CATEMACO

El cinturón plegado Catemaco es la extensión oriental de la cuenca gasífera costa adentro Veracruz, que ha visto su producción reducirse en un 46,6% desde el 2008. La filia Pemex Exploración y Producción (PEP) espera recuperar los volúmenes perdidos a través de operaciones costa afuera.

Comenzará con el campo Lakach, descubrimiento del 2007 con reservas 3P de hasta 3,9 billones de pies cúbicos (110.000Mm3) de gas. Hasta el 2015, PEP inyectará US$2.000mn a Lakach, indicó a BNamericas su director general, Carlos Morales Gil. La infraestructura esperada incluye seis pozos, ductos submarinos para cada uno de ellos y una planta de acondicionamiento de gas en la costa de Veracruz.

No obstante, con los precios del gas influidos por el auge del gas de esquisto en EE.UU. en los últimos años, producir gas con infraestructura de aguas profundas costosa parece cuestionable.

Morales sugirió que el precio de equilibrio para el proyecto de PEP sería un valor de US$3,20 por millón de BTU (MBTU) en el Henry Hub. Llevar gas a ese precio a Veracruz cuesta alrededor de US$1,50/MBTU, por lo que PEP necesita producirlo a más o menos US$4,70/MBTU, y Morales asegura que es posible.

Por otra parte, Lakach no debería analizarse solo desde el punto de vista de PEP, asegura Fluvio Ruiz Alarcón, uno de los cuatro asesores profesionales de Pemex.

"El óptimo de cada una de las subsidiarias no es necesariamente el óptimo de Pemex", indicó Ruiz en entrevista con BNamericas. "Si lo ves estricamente desde la lógica de PEP, no puede ser rentable. Pero desde la lógica de Pemex, es perfectamente rentable porque estamos viendo el boom de la petroquímica".

Lakach no es solo una expresión de las ambiciones de Pemex en aguas profundas, es una manera de canalizar los beneficios a sus filiales menores.

ÁREA PERDIDO

Mientras la región Catemaco proporcionará la primera producción de PEP en aguas profundas, las expectativas son mucho mayores más al norte en la cuenca Área Perdido, cerca del límite marítimo con EE.UU.

Después de años de expectativas sobre la zona de aguas ultraprofundas, PEP logró su primer descubrimiento en el pozo Supremus-1 en agosto del 2012. Seis semanas después, anunció un segundo hallazgo en Trión-1.

Ambos pozos contienen crudo ligero -un commodity para PEP, considerando que un 55% de su producción corresponde a crudo pesado y ultrapesado- y PEP pudo estimar reservas 3P de hasta 14.000 millones de barriles equivalentes de petróleo en la región.

También las señales son positivas en el pozo Maximino-1, indica Morales, que espera generar aquí los mejores resultados de los tres.

Morales agregó que los trabajos exploratorios en Perdido deberían continuar por al menos otros tres años, luego de lo cual se elaborará un marco conceptual para producir en el área.

No obstante, producir en profundidades marinas de alrededor de 3.000m no es simple ni económico. Muchos sugieren que Pemex deberá asociarse con privados para materializar este proyecto.

Consultado sobre si Pemex tenía los recursos para explotar sus reservas en aguas profundas (además de hidrocarburos de esquisto), Morales desarrolló una enigmática explicación de la "velocidad de monetización" de aquellas reservas.

El ejecutivo finalmente se detuvo. Hizo una pausa y sentenció: "la respuesta es no. Sí tenemos que tener más inversiones. Tenemos que promover eso".