Panorámica: la proliferación y supervivencia de las terminales de GNL en Chile

Por
Lunes 08 de julio, 2013

Desde mediados de 1990 las económicas importaciones de gas natural argentino causaron una masiva proliferación de centrales de generación a gas e infraestructura de gasoductos, pero cuando a mediados del 2000 el expresidente Néstor Kirchner le cerró la válvula a Chile, las generadoras chilenas se volcaron a los despachos de gas natural licuado (GNL) por vía marítima e incrementaron su capacidad a carbón.

La necesidad de capacidad de generación eléctrica en Chile (actualmente 18,6GW) debiera casi duplicarse en los próximos 10 años. Como las fuentes renovables han demorado más que lo previsto en su implementación y la generación tradicional -grandes hidroeléctricas y centrales a carbón- enfrentan una oposición tan marcada de la sociedad y los ambientalistas, la electricidad a gas natural podría ser el método más factible para hacer frente a la demanda en el mediano plazo.

AUMENTO DE LA CAPACIDAD ACTUAL

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

En el norte de Chile la terminal GNL Mejillones posee una capacidad de regasificación de 5,5 millones de metros cúbicos diarios (Mm3/d) de gas natural estándar. Ya comenzaron trabajos de construcción de un tanque de almacenamiento terrestre de GNL con 175.000m3 de capacidad (110Mm3 de gas natural estándar) avaluado en US$200mn, el cual debiera terminarse a comienzos del 2014 para duplicar la capacidad de almacenamiento de la terminal.

La terminal de GNL Quintero en la costa, cerca de Santiago, tiene previsto ampliar la capacidad de 10Mm3/d a 15Mm3/d. El proyecto de expansión costará US$30mn y estaría terminado en el 2014. Actualmente la planta cuenta con una capacidad de almacenamiento de 334.000m3 de GNL.

LA SOLUCIÓN DE LAS UNIDADES FLOTANTES

Existen tres unidades flotantes de regasificación y almacenamiento (FRSU) de GNL en construcción, solución que tiene prevalencia sobre las terminales terrestres por su bajo costo y portabilidad.

La generadora y distribuidora GasAtacama está construyendo una FSRU de US$350mn que ofrecerá una capacidad de 10Mm3/d en la bahía de Mejillones. Esta iniciaría operaciones en el 2016 con 170.000m3 de almacenamiento. El operador independiente británico Golar LNG se adjudicó el contrato de operación y mantenimiento para el proyecto.

Las generadoras AES Gener y Colbún están desarrollando la FSRU de US$340mn Quintero, terminal de 10Mm3/d que se emplazará en la misma bahía que GNL Quintero. La noruega Hoegh se adjudicó un contrato a 10 años por la terminal. Ya se iniciaron los trabajos de la FSRU, que en principio debía estar operativa en el 2014, pero su puesta en marcha se estima ahora para el 2017.

Un consorcio formado por Australis y Cheniere Energy, junto con Siemens e Innergy como proveedores de servicios, se encuentra desarrollando la unidad FSRU de US$150mn Octopus, que ofrecerá una capacidad de 15Mm3/d en la bahía de Concepción en la sureña VIII Región para abastecer a la planta de ciclo combinado de 1,14GW con doble turbina que operará en la zona, cuyo presupuesto asciende a US$1.300mn. El consorcio está trabajando para conseguir el financiamiento y los permisos e iniciar la construcción en el 2014, y las operaciones de la terminal comenzarían en el 2016, de acuerdo con comentarios emitidos la semana pasada por el gerente general de Australis, Alfonso Ardizzoni.

El grupo chileno de hierro y acero CAP está evaluando la construcción de su propia terminal de GNL, con miras a iniciar las operaciones en el 2018, y debiera tomar una decisión este año.

¿HAY DEMANDA SUFICIENTE?

En el 2012 las importaciones chilenas de GNL promediaron 10,6Mm3/d y la generación eléctrica representó el 60% del consumo.

El año pasado las plantas de gas constituyeron el 25% (4,4GW) de la capacidad instalada en Chile. Además de la planta Octopus en el sur, hay otras dos plantas importantes en construcción en Mejillones: el proyecto Luz Minera de Codelco, que contempla un gasto de US$758mn y una capacidad de 780MW, y el proyecto Kelar de BHP Billiton, que costará US$400mn y generará 540MW.

Consultado sobre si había suficiente demanda para justificar todas las terminales propuestas, Carlos Cortés Simón, director ejecutivo de la chilena Asociación de Gas Natural (AGN) declaró a BNamericas que "es importante tener claro que ampliar la capacidad en los proyectos de GNL no significa que la importación va a aumentar de igual manera". Si miramos lo que ocurre en otros países, las terminales en promedio tienen una capacidad 2 a 3 veces superior a la cantidad importada. En el caso de Chile, es esperable que se concreten algunos proyectos anunciados (pero no todos), ampliando la capacidad de regasificación pero manteniéndonos probablemente por debajo de las cifras de otros países. Parte de estos proyectos de terminales nuevos y expansiones necesariamente estarán asociados a nuevos proyectos de generación, como por ejemplo el caso de Octopus. En otros casos, como el proyecto de expansión del terminal de Quintero, existe capacidad de generación suficiente para utilizar gran parte de la futura capacidad del terminal".

¿Qué terminales podrían llegar a ver la luz?