Rusia , China , Chile y Ucrania
Entrevista

Críticos de acuerdo transpacífico “lo han transformado en un asunto ideológico sin razón”, plantea analista

Bnamericas Publicado: jueves, 29 septiembre, 2022
Críticos de acuerdo transpacífico “lo han transformado en un asunto ideológico sin razón”, plantea analista

La discusión en Chile sobre la conveniencia de adherir al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TPP11) ha sido compleja. La votación en el Senado programada para el miércoles fue postergada al no haber acuerdos sobre sus reales implicaciones.

Casi cuatro años después de que la Cámara de Diputados de Chile aprobara la opción de legislar la adhesión al TPP11, aún no hay claridad sobre cuál será la postura que adoptará el país. Entre los objetivos del tratado está la promoción de la integración económica y la facilitación del comercio de bienes y servicios entre sus once países miembros. 

Chile está debatiendo además cómo continuará el proceso constituyente tras el rotundo triunfo de la opción “rechazo” a la propuesta constitucional el 4 de septiembre. 

A esto se suma un panorama internacional que sigue sumido a la invasión rusa a Ucrania.  

Para profundizar en las implicaciones del TPP11 para Chile, del proceso constituyente, las inversiones en minería y los riesgos del conflicto ruso-ucraniano, BNamericas conversó con Guillermo Holzmann, analista político y consultor en áreas como seguridad y defensa, estrategia corporativa, inteligencia y anticipación estratégica.

BNamericas: ¿En qué consiste el TPP11 y cuáles son sus ventajas y desventajas si Chile adhiere al tratado? 

Holzmann: Cuando Trump se retiró del TPP11 [en 2017], se realizó una adecuación de las normas que habían quedado fuera mientras EE.UU. integraba el tratado. De esta forma se retomaron las negociaciones sobre temas como patentes, propiedad industrial, derechos de internet y asuntos tecnológicos. Esto representa una oportunidad muy interesante para Chile.  

Un tema debatido ha sido el mecanismo de resolución de controversias del TPP11, que favorece el alcance de una solución entre las partes y deja fuera la mediación de organismos internacionales como la Organización Mundial de Comercio u otras.

En todos los tratados internacionales que Chile ha firmado, existen soluciones similares y, de los seis juicios que el país ha tenido a raíz de tratados internacionales, cinco han sido resueltos a su favor. En consecuencia, el argumento de que Chile perdería soberanía o que el TPP11 va en contra de sus intereses, no es correcto. El país tendrá facilidades para defender sus intereses en un escenario de ecuanimidad legal y jurídica.  

El TPP11 permitiría a Chile ampliar sus mercados y generar mejores condiciones para que las pymes puedan importar mercaderías para producir acá y luego exportar productos de mayor valor agregado. En este sentido, el tratado coopera para que los Estados tengan un rol más activo, aunque para ello se requieren cambios en el marco institucional de cada país.  

Detractores del TPP11 han señalado que su aprobación defiende el neoliberalismo, pero el sistema macroeconómico neoliberal existe en el mundo desde los 90. Todos los países, China incluida, se han sumado a este esquema internacional. 

Mientras algunas izquierdas políticas de Chile ven el TPP como una oportunidad para combatir la hegemonía de EE.UU. y las multinacionales, otros consideran que ir contra del TPP11 es un símbolo de estar contra el neoliberalismo global. 

No existe un modelo alternativo a este. Si lo existiera China, Corea del Norte o los países BRICS ya estarían liderando esos modelos. Quienes critican el TPP11 lo han transformado en un asunto ideológico sin razón. 

BNamericas: ¿Chile ratificará el tratado finalmente? 

Holzmann: Creo que el TPP se aprobará de todas maneras, aunque, de aprobarse, sería una derrota para el gobierno desde un punto de vista ideológico por su posición antimperialista y de lucha contra EE.UU. Lamentablemente, el debate del TPP11 ha estado bombardeado por slogans y no por argumentos. 

BNamericas: La minería ha adquirido una posición estratégica en el marco internacional debido a la necesidad de más minerales para la transición energética. ¿Cómo ve las inversiones en este sector?  

Holzmann: La minería en Chile está supeditada a los inversionistas extranjeros, quienes tienen una mirada a 20, 30 o 50 años. Pero Chile, al igual que los demás países de América Latina, adoptan proyectos para lo que dura su gobierno. En el caso de Chile, cuatro años. Los inversionistas en minería están dispuestos a aceptar el royalty y otros cambios legislativos siempre y cuando se les garantice estabilidad y certeza jurídica. Los países que no tienen una mirada a largo plazo o una estrategia de futuro tienen menor capacidad de negociación en la globalización.  

BNamericas: ¿Cómo afecta esta falta de visión estratégica?

Holzmann: En Chile y América Latina no hay una constitución que aborde la necesidad de asesorar al presidente en la toma de decisiones estratégicas a futuro. Los ministerios en Chile tienen esa mirada a futuro y entienden que se requieren convenios con otros ministerios para facilitar los proyectos. Sin embargo, la necesidad de lidiar con los problemas cotidianos muchas veces les resta esta visión a largo plazo.   

En Chile debiera existir un órgano presidencial que colabore en la toma de decisiones eficientes para el largo plazo, algo así como la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU. Mientras no haya claridad para el inversionista, el riesgo aumenta.

BNamericas: ¿Cómo debiera abordarse la nueva etapa del proceso constituyente?  

Holzmann:  El proceso constituyente fue rechazado de forma aplastante. De las 346 comunas que participaron, 338 votaron en contra de la propuesta constitucional. Ganó en la cárcel, en la propia mesa donde votaba el presidente, ganó en sectores donde están los pueblos originarios más numerosos, ganó en la juventud. Sin embargo, esta derrota no ha sido asumida por el gobierno. 

El triunfo del “rechazo” es la consecuencia del mal manejo de la crisis político-constitucional que surgió en octubre de 2019 con las marchas multitudinarias en todo Chile pidiendo cambios sociales. La crisis sigue vigente.  

Todas las fuerzas políticas, tanto de derecha como de izquierda, han estado de acuerdo en apoyar al presidente. Yo diría que todo se resolverá en marzo 2023. Mientras tanto, el Partido Comunista ha estado convocando a la juventud para que salgan a protestar a las calles, pero no han sido escuchados. Esto demuestra el nivel de desilusión que existe. 

BNamericas: ¿Cómo lograr un proceso constituyente eficiente? 

Holzmann: Mientras el presidente [Gabriel] Boric no reconozca la derrota, eso seguirá siendo un obstáculo para avanzar en un nuevo proceso. Tanto el Partido Comunista como otros de izquierda e incluso el Partido Republicano [de extrema derecha] no quieren otro proceso constitucional. No están pensando en lo que quiere el país, sino en cómo quedará la distribución de su poder. Hay quienes incluso cuestionan si la nueva constitución debiera ser firmada por el presidente Boric o por un próximo presidente que tenga ideas nuevas al respecto. Tendremos un periodo complejo de definiciones de aquí a noviembre.  

BNamericas: ¿Cómo está la situación de la guerra entre Rusia y Ucrania y cuáles serían las repercusiones para Chile?

Holzmann: Esta guerra no solo se originó por la amenaza que [Vladímir] Putin vio en [Volodímir] Zelensky o en grupos neonazis en Ucrania. El principal motivo es ir contra el Occidente y su objetivo es EE.UU. Eso está escrito en el documento “estrategia y seguridad nacional de Rusia”, que fue creado en 2015 y actualizado en 2021. Allí se dice claramente de que Occidente es el que intenta dominar a Rusia. A partir de esa visión, Rusia ha intentado hackear e intervenir los sistemas de EE.UU. y de la Unión Europea. 

Los objetivos bélicos de Rusia son 1) que no exista la hegemonía mundial de EE.UU.; 2) que exista un sistema multipolar o primus inter pares entre EE.UU., Unión Europea, Reino Unido, India y Rusia. 

China e India han apoyado a Rusia al comprarle gas y prestarle cuentas bancarias para que reciba sus pagos por la venta de petróleo y sus exportaciones. La gran cantidad de sanciones que EE.UU. le ha dictado a Rusia supera a las de Irán o Corea del Norte, pero no se ha logrado doblegar la voluntad de Putin en términos bélicos. 

Como parte de la solución se debe lograr un acuerdo entre China y EE.UU. por el conflicto de las patentes y la propiedad intelectual, además de definir el rol que tendrá India dentro del marco geopolítico. EE.UU. está en el Indopacífico, China tiene la Franja y la Ruta [One Belt One Road] y Rusia quiere ser parte de todo esto, pero sin someterse a EE.UU. La Unión Europea en este aspecto está dividida, porque están obligados a convivir con Rusia. 

En este mapa, Turquía aparece como una “prostituta” dentro del sistema, porque es parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte [OTAN], le compra armamento a EE.UU. y a Rusia. Además, tiene una transferencia tecnológica con Rusia, sostiene relaciones con China, influye directamente sobre lo que ocurre en Siria e Irán y hace tiempo viene pidiendo ser parte de la Unión Europea. 

Ucrania es solo la excusa para la negociación de un nuevo orden mundial. Mientras tanto, se espera que pasará en China con Xi Jinping. En noviembre se realizarán las elecciones del comando central del Partido Comunista y se debería ratificar un tercer periodo para Xi. En el mismo mes, ocurrirán las elecciones intermedias en EE.UU., donde el Partido Demócrata corre el riesgo de perder la mayoría tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado. Si eso sucede, la posibilidad de que Trump, o algún partidario suyo, llegue a la presidencia aumenta considerablemente.

No se puede pensar en una solución a la guerra de Rusia y Ucrania mientras estas cosas no sucedan. La solución más simple sería ceder los territorios atacados a Rusia, pero este país ya los considera suyos y, si los invaden, se estaría atacando a Rusia. Ante esto, Rusia ha señalado que está capacitada para usar su armamento nuclear. 

Putin no quiere regresar a una Unión Soviética, sino al imperio zarista.

Suscríbete a la plataforma de inteligencia de negocios más confiable de América Latina. Permítanos mostrarle nuestras soluciones para Proveedores, Contratistas, Operadores, Gobierno, Legal, Financiero y Seguros.

Suscríbete a la plataforma de inteligencia de negocios más confiable de América Latina.

Otros proyectos en: Minería y Metales

Accede a información clave sobre miles de proyectos de Minería y Metales en Latinoamérica: etapas, capex, compañías relacionadas, contactos y más.

  • Proyecto: Quebradona
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: hace 1 semana
  • Proyecto: Itinga
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: hace 1 semana
  • Proyecto: Ayawilca
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: hace 1 semana
  • Proyecto: Vermelho
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: hace 1 semana
  • Proyecto: Ariana
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: hace 1 semana
  • Proyecto: Silver Sand
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: hace 2 semanas

Otras compañías en: Minería y Metales (China)

Accede a información clave sobre miles de empresas de Minería y Metales en Latinoamérica: proyectos, contactos, accionistas, noticias relacionadas y más.

  • Compañía: Sinosteel Corporation  (Sinosteel)
  • La estatal china Sinosteel se creó en 1993 mediante la fusión de China Metallurgical Import & Export Corporation, China Metallurgical Raw Materials Corporation, China Internatio...
  • Compañía: China Enfi Engineering Corporation  (China ENFI)
  • China ENFI, antes China Nonferrous Engineering and Research Institute, es filial de China Metallurgical Group Corporation. La compañía tiene tres líneas de negocio principales: ...