Cuando Etileno XXI empiece a funcionar el 2015, todavía se observará un déficit cercano a 1Mt de polietileno

Por
Lunes 27 de mayo, 2013

En la primera parte de esta entrevista de dos, BNamericas conversa con Eduardo de la Tijera Coeto, presidente y director de la consultora mexicana de la industria de químicos, petroquímicos y plásticos Grupo Texne, sobre el sector local de plásticos. 

 

BNamericas: ¿Cuáles son los principales problemas que enfrenta la industria de plásticos de México?

De la Tijera: Hay varios. Uno es que la industria local de plásticos depende mucho del poder adquisitivo de la población mexicana, que ha estado alicaído durante varios años; el crecimiento económico ha promediado 2,5% y la industria del plástico depende en gran medida de la manufactura y gasto para los hogares. Además el patrón de gasto de los hogares, por ejemplo, en educación, gastos financieros, transporte, etcétera, ha aumentado y, por lo tanto, están consumiendo menos productos plásticos, que enfrentan una fuerte competencia de las importaciones, principalmente de EEUU; cerca del 80% del comercio exterior de México es con EEUU.

Otro problema es la falta de producción local de algunos grandes volúmenes de resinas plásticas, principalmente polietileno y polipropileno. El déficit de polietileno es enorme y está aumentando. Incluso cuando el proyecto Etileno XXI de Braskem Idesa empiece a funcionar en el 2015, todavía se observará un déficit considerable, cercano a 1 millón de toneladas de polietileno. La razón es que el mercado mexicano sigue creciendo y no hay disponibilidad de producción local adicional. Esta situación también se registra para el polipropileno y el polietileno lineal de baja densidad.

Un tercer factor son algunas restricciones a la competitividad. Sin embargo, esto no es único para la industria del plástico, sino que para todos los segmentos de la economía, por ejemplo, los altos costos por energía y el transporte, la red vial y ferroviaria de México no está bien desarrollada.

Un cuarto factor es la creciente importancia de los asuntos ambientales en torno a los plásticos. México, sin embargo, a diferencia de muchos otros países de la región está libre de prohibiciones para productos plásticos. Por ejemplo, en EEUU existen restricciones a las bolsas plásticas y el poliestireno, en Chile todas las bolsas plásticas tienen que ser oxo-biodegradables y en Argentina existe una fuerte discusión entre la ciudad y la provincia de Buenos Aires en torno al uso de bolsas plásticas.

BNamericas: ¿Cuál será el impacto de la explotación del gas de esquisto en Norteamérica para la industria plástica de México?

De la Tijera: Las expectativas sobre el desarrollo de gas de esquisto son muy altas. Hay personas que creen que el precio del polietileno bajará drásticamente en unos cinco años y que los procesadores mexicanos se verán beneficiados al comprar polietileno a Texas en lugar de obtenerlo en forma local. Pero los procesadores prefieren comprar en el mercado local dado que evitan las transacciones en moneda extranjera y los posibles largos plazos de entrega relacionados con las importaciones. La incertidumbre que rodea a los excedentes en EEUU, que no siempre abundan en ciertos grados, puede resultar en tiempos de entrega de una o dos semanas y si el material viene de Asia pueden ser hasta dos meses.

BNamericas: ¿Hay inversiones adicionales para aumentar la capacidad de producción de resinas plásticas?

De la Tijera: No hay, hasta donde yo sé, grandes inversiones en procesamiento de polietileno y polipropileno en sector downstream. Sin embargo, todos los años se observan inversiones en nueva maquinaria y herramientas. Los procesadores mexicanos de plásticos tienen que modernizar continuamente la maquinaria. Las inversiones en bienes de capital fluctúan entre US$1.300mn y US$1.800mn al año y cerca de US$800mn-900mn en maquinaria. No es que la capacidad crezca por si sola, sino que las empresas y los inversionistas están mejorando y se están volviendo más competitivos.


Acerca de Eduardo de la Tijera Coeto

Eduardo de la Tijera Coeto fue presidente de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac) de México desde marzo del 2006 a marzo del 2008.