Nuevos actores ingresan a sector mexicano de combustibles

Por
Martes 14 de marzo, 2017

Con la apertura de la primera estación gasolinera de BP en México, más competidores se preparan a entrar al mercado local de combustibles ahora que concluyó el monopolio de la petrolera estatal Pemex sobre su importación y comercialización luego de ocho décadas.

La renovación del sector es vista con buenos ojos por automovilistas y por el sector de transporte. Existe la expectativa de que el mayor número de actores traerá consigo una rebaja de los precios, los que experimentaron marcadas alzas a comienzos de año cuando se liberalizó el mercado y se eliminaron los subsidios. El reajuste desencadenó masivas protestas y bloqueos.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Beau Freyou, director de la corredora IVG Energy de Houston, anticipa que la competencia sí generará baja de precios.

"El precio de la gasolina en México disminuirá muy pronto. Una vez que los participantes se establezcan allí y logren mayores eficiencias, la gasolina tendrá el mismo precio que en Texas en el lapso de un año y se venderá a US$2 el galón", aseguró a BNamericas.

El conglomerado local Femsa abrió Oxxo Gas en julio pasado tomando el nombre de las tiendas de conveniencia que funcionaban junto a las estaciones franquiciadas por Pemex, las cuales quedaron en libertad de operar con marcas propias.

BP reveló planes de abrir otras 200 estaciones este año y apunta a llegar a 1.500 en los próximos cinco años.

La comercializadora suiza Glencore ingresará también al mercado de estaciones de servicio de México, según informaciones de Bloomberg. La compañía cerró un acuerdo de suministro por 15 años e invertirá US$200 millones (mn) en conjunto con propietarios locales, informa el medio, que cita personas ligadas a la transacción.

Glencore, que suministraría 180.000b/d de gasolina y diésel a 1.400 estaciones, declinó comentar la noticia al ser consultada por BNamericas el martes.

La estadounidense Gulf Oil anunció en marzo pasado que entraría al mercado mexicano de combustibles con la intención de controlar y operar unas 2.000 estaciones en tres años, aunque congeló sus planes en diciembre.

"Las oportunidades son enormes en el mercado mexicano de gasolina y diésel", asegura Freyou. Y probablemente seguirán siendo atractivas mientras México dependa de las importaciones de gasolina, ya que sus seis refinerías no cuentan con capacidad suficiente para cubrir la demanda interna de combustible. Las importaciones superan la producción local desde 2014.

CONTENIDO RELACIONADO Importación de crudo de EE.UU. es buena noticia para refinerías mexicanas

"La mayor parte de la producción de petróleo de México se envía a Houston para refinación, unos 600.000b/d. El crudo mexicano es muy pesado y las refinerías en Houston pueden procesarlo. México exige los mismos estándares de bajo contenido de azufre que EE.UU., 15 partes por millón, pero es un proceso costoso y requiere buenas refinerías que ahora México no tiene", agregó.

Sin embargo, hay planes de reforzar la infraestructura.

En agosto pasado, TransCanada, Sierra Oil & Gas y Grupo TMM anunciaron planes de construir infraestructura de almacenamiento y transporte para cubrir la creciente demanda de productos refinados como gasolina, diésel y combustible de aviación en México, y describieron el proyecto de US$800mn como la mayor inversión individual en productos refinados desde la reforma energética.

En marzo pasado, Monterra Energy indicó que construiría un ducto para productos refinados en el país con una capacidad de 165.000b/d para conectar el puerto de Tuxpan en la costa del golfo con Tula, donde su ubica la refinería Miguel Hidalgo de Pemex.