América Latina como laboratorio de fintechs para la inclusión financiera

Por
Miércoles 15 de noviembre, 2017

La transformación digital que han experimentado los distintos sectores de la economía, caracterizada por la llegada disruptiva de empresas como Uber, Airbnb y Netflix, está tocando las puertas del sector financiero desde hace unos años, dando paso al surgimiento de empresas que utilizan las TIC para prestar este tipo de servicios, conocidas como fintechs, las cuales buscan cubrir necesidades que la banca tradicional ha desatendido por años.

Esta nueva generación de firmas especializadas en tecnología financiera brinda servicios que van desde préstamos, financiamiento, soluciones de pagos móviles y remesas hasta la gestión de ingresos, preparación de impuestos, crowdfunding, seguros y transacciones en criptomonedas.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Según un estudio realizado por el BID y la aceleradora de startups Finnovista, en América Latina "las modalidades que predominan son las de segmentos de plataformas de financiación alternativa, con un 25,6%, y soluciones de pagos, con un 25,2%"; es decir, la mitad corresponde a emprendimientos fintech.

Para el estudio, publicado en mayo de 2017, el alto número de startups enfocadas en financiamiento y diferentes servicios de pago es una respuesta a las "limitaciones y deficiencias" que la banca tradicional tiene en esta materia, las cuales se ven reflejadas en una tasa de bancarización de 51% entre los mayores de 15 años en la región, según el Global Index 2014 del Banco Mundial que citó el informe del BID y Finnovista.

Es así como el surgimiento de estas innovadoras empresas contribuye a la superación de las barreras de entrada y al uso de productos financieros. África es un buen ejemplo, pues posee algunas de las menores tasas de población bancarizada del mundo; sin embargo, la penetración de sistemas de pago móviles rudimentarios en países como Kenia iguala al número de cuentas bancarias, según el Global Index 2014.

Como en el resto del mundo, las fintechs latinoamericanas se basan en alguno de los eslabones de la cadena de valor del sistema financiero, que desarrollan operaciones con menores costos y servicios más eficientes gracias a la aplicación de las TIC. Estos beneficios los trasladan a sus clientes a través de precios más asequibles, respuestas en tiempo real y trámites simples.

Johanna Harker, gerente de relaciones institucionales de la aceleradora de startups Wayra Colombia, de la española Telefónica, dijo a BNamericas que "es evidente que el ecosistema fintech en Latinoamérica está creciendo a gran velocidad". Además, considera que "esto sucede porque hay una oportunidad muy grande, ya que una alta parte de la población no está bancarizada".

En efecto, el 41,3% de los líderes de 703 empresas consultadas por Finnovista y el BID resaltaron que su misión es llegar al segmento de la población que hoy permanece excluido de los servicios financieros tradicionales.

Este grupo también lo conforman las pymes, en quienes las fintechs han identificado un nicho clave al cual dirigir sus servicios con una oferta de soluciones alternativas de financiamiento, cobranzas, contabilidad digital, pagos internacionales, financiación de facturas y portafolios de digitalización, que eventualmente les permitirán formalizar su operación y, de esa forma, les facilitarán el acceso al crédito gracias al registro de actividades.

TIEMPOS DE PROSPERIDAD SIN REGULACIÓN

Tres de cada cinco fintechs de la región se fundaron entre 2014 y 2016. Todas quieren captar parte de los más de US$22.300mn que invierten cada año los fondos de capital de riesgo en estas empresas en el mundo, según la consultora Accenture.

Buena parte de estas compañías se encuentran en etapas iniciales y en busca de un nicho para alcanzar escalas que les permitan ser sustentables.

Los países con mayor número de startups financieras son Brasil, México, Colombia, Argentina y Chile. Las necesidades de cada mercado tienen matices, pero coinciden en términos generales y el sector privado genera un buen ambiente para impulsar su desarrollo.

Colombia, por ejemplo, ha experimentado un crecimiento de 61% en el número de fintechs en el último año, de acuerdo con Finnovista.  

Para Harker, de Wayra, dicho aumento se debe a que no solo las aceleradoras de base tecnológica impulsan el ecosistema. "Se ve mucho interés en las entidades financieras, por lo que cada vez hay más bancos y aseguradoras hablando de temas de innovación, emprendimientos tecnológicos y acompañando a startups en todo este tema de adoptar servicios que les solucionen problemas internos o de portafolio con los clientes", señaló.

Pero, a pesar del optimismo, el sistema financiero colombiano está muy regulado, lo que se convierte en una de las grandes barreras para el desarrollo de estos emprendimientos.

Cosa contraria sucede en México, donde el Senado se apresta a votar la "ley para regular las instituciones de tecnología financiera", que daría reglas claras para constituir los negocios bajo un marco legal actualizado.

Ha trascendido que el proyecto de ley exigirá a las fintechs extranjeras tener domicilio en México.

Por su parte, el Banco Central de Argentina decidió en octubre no intervenir la industria, por lo que cada compañía estará regida por el marco legal que le corresponde a la vertical que pertenece, ya sea venta de seguros, negociación de acciones o fundraising. Sin embargo, la normatividad de los bancos no rige a quienes hacen préstamos, porque estos utilizan capital propio o de terceros sin tomar depósitos.

La decisión del Banco Central busca, según sus representantes, estimular la competencia en el sector financiero y, de paso, darle un empujón a las fintech, que hasta ahora no habían crecido en número a la par de las principales economías latinoamericanas.

De hecho, ya hay resultados, porque se acaba de conformar la Cámara Argentina de Fintech, integrada por 13 compañías que en conjunto emplean directamente a 3.000 personas y mueven más de US$2.500mn al año.

Alejandro Cosantello, vicepresidente de la cámara y presidente ejecutivo de Afluenta, explicó a BNamericas que la entidad se creó porque ven que hay crecimiento en la industria fintech a nivel mundial, así como en Argentina, y lo que quieren hacer es liderar este proceso en la tecnología financiera. "Entendemos que Argentina ha estado un poco rezagada en el desarrollo, pero queremos que se convierta en un centro de innovación e inclusión financiera, y que sea una referencia internacional", agregó.

ALGUNAS FINTECHS QUE ATIENDEN A NO BANCARIZADOS

— Afluenta (Argentina)

Financiamiento colectivo de préstamos a personas. Opera actualmente en Argentina, México y Perú y prepara el lanzamiento de sus servicios en Brasil y Colombia. 

— Nexoos (Brasil) 

Plataforma de préstamos online que facilita el acceso a créditos para pequeñas y medianas empresas. Las transacciones son P2P. 

— Pago46 (Chile)

Aplicación que permite realizar compras por internet sin utilizar tarjeta de crédito.

— ePayco (Colombia)

Solución de pagos electrónicos para pymes, accesibles y adaptables a distintas plataformas: tiendas virtuales, aplicaciones web y móviles, mercados en línea, suscripciones y redes sociales.

— Flink (México)

Banco online que permite abrir una cuenta 100% en línea, contar con una tarjeta personalizada y realizar cualquier transacción a través de una aplicación.