México
Reportaje

Minoristas mexicanos anhelan nuevas inversiones en sector midstream

Bnamericas Publicado: jueves, 15 septiembre, 2022
Minoristas mexicanos anhelan nuevas inversiones en sector midstream

Los actores del creciente mercado downstream privado de México claman por un regreso de la inversión en el segmento midstream, que se ralentizó en medio de la congelación de las licencias de importación de combustibles.

Víctor Arellano, jefe de la unidad técnica y regulatoria de la asociación de minoristas de combustibles Onexpo, resaltó la necesidad de contar con más infraestructura midstream.

"Para nosotros, como minoristas, es importante el midstream porque, en un mercado abierto, lo que permite que el mercado sea adecuado, es tener una oferta de mayoría múltiple que me permita escoger la mejor opción", dijo Arellano a BNamericas.

Lamentablemente, “las opciones actuales para comprar combustible a mayoreo para una estación de servicio se ven muy limitadas”, agregó.

Además, en parte, “no hay muchos oferentes porque la política energética [interna] se ha dedicado a desactivar a algunos que estaban y a otros aún no les permite salir al mercado”, señaló.

Por el contrario, “la importancia del mercado de estaciones de servicio en México es que a través de estas estaciones se desplazan 5.520 millones de litros por mes”, el equivalente a 34,7 millones de barriles mensuales.

“En México, somos deficitarios en infraestructura. Recuerde que avanzamos durante más de 80 años a través de una única empresa del Estado [Pemex] que se encargaba del manejo de los hidrocarburos”, añadió.

Pero la demanda se ha disparado porque el número de estaciones de servicio casi se ha duplicado en los últimos 20-25 años, mientras que la infraestructura de suministro de combustible no ha seguido el ritmo.

Prácticamente, todos los propietarios de gasolineras pueden elegir entre un máximo de tres proveedores, aunque en los últimos seis años han surgido más marcas.

AUGE Y CAÍDA

Pemex mantuvo el monopolio hasta que se introdujeron reformas en 2013-2014. Cuando después de 75 años se abrieron las primeras estaciones de servicio privadas en junio de 2016, la competencia se disparó y a principios de 2020 los analistas esperaban que los proveedores privados superaran a petrolera estatal.

Según la empresa de investigación del mercado de los combustibles Petrointelligence, el número de marcas de estaciones de servicio privadas, o GIE, pasó de cero a principios de 2016 a 6.777 en febrero de 2022, y las 23 primeras GIE tenían 2.766 de los 12.633 permisos de venta de combustible al por menor en ese momento.

Pero el mercado se ha reducido desde entonces. Petrointelligence informó de que solo 6.042 GIE operaban en México en agosto, y las 27 más grandes tenían 3.238 de los 13.032 permisos de venta.

Hasta principios de 2020, la demanda de combustible crecía a un ritmo de 3% anual, y se esperaban normas que exigían reservas de almacenamiento para 10 días, lo que impulsó la canalización de proyectos privados de midstream, añadió Arellano.

Un estudio realizado por OPIS, filial de IHS Markit, a partir de 2020, reveló la existencia de 11 proyectos privados de almacenamiento de hidrocarburos. La base de datos de proyectos de BNamericas ha detectado cinco proyectos de este tipo con un capex superior a US$100 millones.

El mayor fue el proyecto de la refinería estadounidense Valero, de US$1.000 millones, destinado a duplicar la capacidad de almacenamiento de combustible de la empresa en México, hasta alcanzar los 5.800 millones de barriles, para alimentar su red de estaciones de servicio. El proyecto también dio cabida a la posibilidad de subarrendar el almacenamiento no utilizado, de modo que otros actores privados pudieran cumplir con el requisito de capacidad mínima de almacenamiento de combustible.

Valero incorporó socios como Ferromex para desarrollar una red ferroviaria para entregas, Grupo México construyó un centro terrestre en Monterrey y Mexplus una terminal en Altamira, en el estado de Tamaulipas, entre iniciativas más pequeñas planificadas en Aguascalientes, Saltillo y Guadalajara.

Mientras el proyecto parece avanzar hasta su finalización, el auge del midstream se ha ido al garete, debido a la combinación de la reducción de la demanda durante la pandemia, los cambios en la normativa de almacenamiento y los esfuerzos del gobierno por apuntalar a Pemex ofreciendo descuentos y poniendo trabas a los permisos.

El especialista en el mercado de combustibles Alejandro Montufar Helu Jiménez dijo a BNamericas en agosto que "no creo que haya más en adición al de Valero".

SEGMENTO MIDSTREAM SIGUE SIENDO NECESARIO

Arellano, sin embargo, ve carencias en la infraestructura del midstream que los inversionistas tendrán en cuenta.

Los proveedores, por ejemplo, deben tener cinco días de almacenamiento, mientras que el aumento del mismo recibió un impulso cuando se propuso un requisito de 10 días. Pero la capacidad actual sigue siendo de unos 3,5 días en promedio y de un día en la zona de Ciudad de México, explicó Arellano.

En los primeros años, agregó, el gobierno emitía fácilmente permisos de importación a largo plazo para empresas que mostraban compromiso con la construcción de infraestructura midstream, y autorizaciones a corto plazo para empresas que aún estaban evaluando la apertura del mercado.

Muchas marcas optaron por esto último, pensando que tendrían tiempo para decidir sobre la infraestructura necesaria para iniciar operaciones.

No obstante, los permisos a corto plazo vencieron, mientras que los restantes permisos a largo plazo están bajo la lupa del regulador energético, CRE. “Ya no les dio tiempo para que esta infraestructura se generara, porque entró la nueva administración con una política de visión energética centralizada hacia las dos empresas productivas del Estado”, afirmó Arellano.

“[CRE] empezó a retirar permisos de importación, se empieza a restringir la autorización de almacenamiento y distribución, hay un gran corte, y eso hace que tengamos ahorita un tema de que no hay inversionistas muy interesados en midstream”, lamentó.

Las inversiones de firmas como Valero ahora están en el limbo, ya que no está claro si el gobierno otorgará permisos para instalaciones y proyectos en desarrollo. “Con esto, se le metió un freno a toda la industria del midstream”, manifestó.

Montufar dijo que el cierre temporal el año pasado de las instalaciones propiedad de los actores del segmento midstream Monterra y Bulkmatic mostró cómo CRE y la Guardia Nacional estaban ejecutando la estrategia del gobierno.

Ambas firmas están operando nuevamente y otros dos actores midstream podrían unirse pronto, según Montufar. “Estaban vetados en México, pero ya le dieron permiso de importación a Trafigura y Vitol está en negociación”, comentó el experto.

Suscríbete a la plataforma de inteligencia de negocios más confiable de América Latina. Permítanos mostrarle nuestras soluciones para Proveedores, Contratistas, Operadores, Gobierno, Legal, Financiero y Seguros.

Suscríbete a la plataforma de inteligencia de negocios más confiable de América Latina.

Otros proyectos

Accede a información clave sobre miles de proyectos en Latinoamérica: etapas, capex, empresas relacionadas, contactos y más.

  • Proyecto: Vizcachitas
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: hace 3 días
  • Proyecto: Vermelho
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: hace 3 días

Otras compañías en: Riesgo Político y Macroeconomía (México)

Accede a información clave sobre miles de empresas en Latinoamérica: proyectos, contactos, accionistas, noticias relacionadas y más.