YPF logra encontrar socio para explotación no convencional - ¿Llegarán más?

Por
Jueves 18 de julio, 2013

Tras firmar un memorando de entendimiento en septiembre, la petrolera estatal argentina, YPF, y Chevron cerraron el martes (16 de julio) un acuerdo de US$1.500mn que da origen a la primera sociedad de YPF para la explotación del prospecto Vaca Muerta en la cuenca Neuquén.

Ha habido otros acuerdos preliminares con la empresa chino-argentina Bridas, un memorando de entendimiento con la petrolera estatal venezolana, PDVSA, otro memorando de entendimiento con la filial local de la estadounidense Dow Chemical y conversaciones con la noruega Statoil y la rusa Gazprom, pero todo ello no se ha materializado en acuerdos definitivos.

Según los términos, Chevron invertirá US$1.240mn en una primera fase de explotación en las áreas Loma Lata Norte y Loma Campaña del prospecto.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

El contrato del proyecto piloto representa el 27,7% del financiamiento que YPF planea obtener a través de sociedades conforme al plan quinquenal de US$37.200mn anunciado por su gerente general, Miguel Galuccio, en agosto pasado.

Una vez que las autoridades provinciales de Neuquén den luz verde, la sociedad obtendrá una concesión a 35 años para 395km2 de los 12.000km2 de la superficie total de Vaca Muerta que controla YPF; no obstante, solo 20km2 del clúster Enrique Mosconi se explorarán en la etapa piloto inicial de 100 pozos. Se necesitarán unos 1.500 pozos para desarrollar el clúster y lograr un flujo de 50.000bep/d en Vaca Muerta de aquí al 2017. La segunda etapa debiera ser financiada en partes iguales por los dos socios.

Si bien la disponibilidad de equipos de perforación se identifica como aspecto preocupante en Argentina por la obsolescencia de la flota y las dificultades de la importación, YPF contrató y opera 15 plataformas en Vaca Muerta y este acuerdo sumará otras cuatro, dijo a BNamericas Kurt Glaubitz, vocero de Chevron. Argentina amplió su flota de taladros a 81 unidades en junio, por sobre las 70 de un año antes, indican los datos más recientes de Baker Hughes.

"Creemos que este es un paso positivo para YPF, porque ayudará a financiar su plan ambicioso de gasto de capital y Chevron aportará con conocimiento técnico (desde el 2009 la empresa ha desarrollado operaciones en alrededor de siete millones de acres de esquistos en todo el mundo)", aseveró el analista Santiago Wesenack, de Raymond James.

"Además, el nuevo régimen para la promoción de las inversiones en exploración hidrocarburífera permitirá establecer de manera más sencilla nuevos acuerdos y sociedades. Creemos que el ingreso de nuevos actores traerá consigo una reducción del riesgo de financiamiento en el futuro, actualmente un factor clave para YPF".

El día antes de la firma del acuerdo, la presidenta Cristina Fernández promulgó un nuevo régimen de exportación que beneficia a las empresas petrogasíferas que inviertan más de US$1.000mn en proyectos de producción de petróleo y gas en Argentina.

En virtud de este nuevo marco, luego de que una empresa invierta US$1.000mn en cinco años se le permitirá exportar 20% de la producción del proyecto sin aplicación de aranceles, y podrá además repatriar el 100% de sus utilidades de venta. Dados los precios actuales y el valor máximo de exportación de US$70/b, los impuestos a las ventas al exterior ascienden aproximadamente a un 30%.

"Los nuevos incentivos son definitivamente un paso en la dirección correcta", dijo a BNamericas Gianna Bern, presidenta de Brookshire Advisory and Research, consultora de inversiones especializada en el sector energético. "Sin embargo, creo que persisten las dudas de si estos incentivos serán suficientes en lo que respecta al monto de inversión necesario para explotar los esquistos argentinos. Los inversionistas seguirán muy de cerca la situación. Argentina tendrá además que realizar cuantiosas inversiones en infraestructura vial, transporte de agua y mejoras a la actual red de ductos. La explotación de hidrocarburos de esquisto es un proceso intensivo en gasto de capital".

El decreto se percibe como un factor favorable a la situación crediticia de las empresas que operan en un sector energético argentino sometido a una densa regulación, indicó la vicepresidenta y analista senior de Moody's, Gretchen French.

"Sin el pago de aranceles a la exportación en hasta un 20% de sus despachos al exterior, los productores del sector upstream pueden lograr precios efectivos mucho más elevados para un porcentaje significativo de sus volúmenes, suponiendo que los precios internacionales del crudo se mantengan tan altos como hoy, tendencia esperable al menos para el siguiente par de años. Los mayores precios efectivos respaldarán una rentabilidad más favorable sobre el capital invertido por los productores", aseguró.

La agencia calificadora Fitch Ratings señaló que el acuerdo no tendría efectos sobre las calificaciones de crédito de YPF y, consultado sobre el nuevo decreto, señaló: "Si bien es una medida positiva, el nuevo régimen por sí solo parece insuficiente para captar inversiones considerables en el sector petrogasífero argentino, ya que el entorno regulatorio continúa siendo altamente incierto".

Solo el tiempo dirá si este multimillonario acuerdo, sumado al nuevo marco regulador de exportaciones, será suficiente para contrarrestar las desventajas de los controles de capital, las restricciones a la exportación, la incertidumbre política y la imagen de la expropiación de YPF a Repsol el año pasado, y paralelamente generar una serie de sociedades para YPF y un flujo entrante de inversiones para la explotación de los recursos de esquisto argentinos.