Colombia , Paraguay , México , Uruguay , Brasil , Panamá , Chile y Ecuador
Entrevista

Transición energética: desafíos pendientes para "la región más limpia del planeta"

Bnamericas Publicado: jueves, 18 agosto, 2022
Transición energética: desafíos pendientes para

Latinoamérica está tomando decisiones importantes para encarar el desafío que supone hacer la transición hacia un sector energético verde.

Países como Uruguay, Chile, Brasil, Colombia avanzan con la planificación y profundizan sus compromisos internacionales, mientras paralelamente intentan fomentar el desarrollo de industrias como la generación eólica y solar, el almacenamiento en baterías y el hidrógeno verde. 

Sin embargo, en otros países como México, pareciera que los objetivos de política pública se han desalineado con los compromisos de la transición energética.

BNamericas conversa con Leonardo Beltrán, becario no residente del Instituto de las Américas y exsubsecretario de Energía de México, sobre los desafíos pendientes de la región en materia de energías limpias, su posición de liderazgo y el futuro de las nuevas tecnologías.

BNamericas: Tras algunos años de avance en diversos países de la región, ¿cómo evalúa el estado de la transición energética en América Latina y cómo se posiciona la región para los desafíos futuros?

Beltrán: América Latina es la región más limpia del planeta en energía eléctrica. Seis de cada diez megavatios producidos provienen de energías limpias. Eso la coloca en un sitio inmejorable. El otro elemento relevante es que la región también tiene una dotación de recursos naturales extraordinaria. Tiene una gran cantidad de ríos, los más grandes del planeta. Tiene una radiación solar extraordinaria en gran parte del territorio, con algunos ejemplos sobresalientes como partes de Chile y México. En términos eólicos, hay grandes recursos a lo largo de toda la región, tanto en tierra como costa afuera. En geotermia, tiene el eje neovolcánico, que atraviesa toda la región, con México como quinto productor de geotermoelectricidad del planeta y otros países haciendo avances, como El Salvador y Ecuador. Naturalmente, hace sentido que la región se aboque a aprovechar esa gran riqueza natural.

Por ello, la región hoy puede hablar desde un posicionamiento de liderazgo. Sin duda, marginalmente, el esfuerzo que tenemos que hacer es relativamente menor al tramo que tienen que recorrer otras regiones del planeta. Además, por ser una región tan urbanizada, tiene una demanda que está presente. Ocho de cada diez latinoamericanos vivimos en ciudades, con lo cual hay una demanda muy presente, lo cual es otro incentivo para invertir en recursos renovables. Como oportunidad económica y de desarrollo sustentable, estamos ubicados en un lugar estratégico. Por último, el liderazgo que están planteando a nivel internacional es una señal de que la cooperación internacional está surtiendo efecto, y de que hay que invertir decididamente y formar alianzas estratégicas para desarrollar los potenciales de cada nación, contribuyendo a mejorar la calidad de vida.

En términos políticos, el hecho más relevante que ha ocurrido fue que en la COP26, cuyos anfitriones fueron Chile y España, Latinoamérica se comprometiera a aumentar su portafolio de generación eléctrica limpia hacia 2030 a un 70%, desde el actual 60%. Es una señal extraordinaria de los compromisos que tienen los diferentes países. Este compromiso global que firmó una parte importante de la región la coloca en un liderazgo en energías limpias. Entonces, tienes la dotación de recursos, tienes el compromiso político y además tienes una matriz que, ya de por sí, posee una base muy limpia. En términos económicos, representa una oportunidad inmejorable. Precisamente, el liderazgo que está planteando la región se ve reflejado en inversiones para desarrollo tanto de materia prima (minerales críticos, por ejemplo), como también de tecnología para aprovechar esta dotación de recursos y alimentar con energía eléctrica a esta región.

BNamericas: El panorama se ve bastante positivo, pero en algunos países vemos también retrocesos importantes. ¿Cuáles son los principales desafíos que entorpecen la visión de un continente limpio?

Beltrán: Se observan los ciclos naturales de cualquier democracia. Hay movimientos donde cambian las autoridades y las políticas se modifican, lo cual inyecta una dosis de incertidumbre para una determinada jurisdicción. Por ejemplo, en Chile acaba de cambiar el equipo de gobierno y a la vez está cambiando la Constitución. Eso inyecta una dosis de incertidumbre, a pesar de que las señales que ha mandado el gobierno son positivas en términos del aprovechamiento de recursos renovables. Como las reglas del juego se están modificando, esto evidentemente genera incertidumbre para invertir en proyectos que duran décadas.

En otros sitios no está cambiando la Constitución, pero sí las leyes y la regulación. Es el caso de México, por ejemplo. Con el cambio de administración, el nuevo equipo está cambiando las reglas del juego del sector energético y, a pesar del potencial y de la inercia relevante que traía el sector renovable, la política cambió y esto agrega una capa de incertidumbre a los nuevos proyectos. En otros países, por ejemplo, en Ecuador, están cambiando las reglas del juego, pero para favorecer el desarrollo de las energías limpias. Hay subastas de proyectos de gran escala. En Uruguay y en Paraguay, que son pioneros en su matriz energética renovable, también se está impulsando mucho el desarrollo de nuevas energías limpias. En la región, los principales cuellos de botella son actualmente los cambios de política pública y marco jurídico y los cambios regulatorios. Otro elemento que entorpece es que los procesos para otorgar permisos toman mucho tiempo, lo cual también genera un cuello de botella para el desarrollo de energía limpia. Un último elemento relevante es el componente de infraestructura. Las líneas de transmisión son limitadas tanto al interior de las jurisdicciones como interconectando a la región. Una gran área de oportunidad debiera encontrarse en fortalecer las interconexiones entre países para estimular el intercambio comercial y atraer las inversiones.

BNamericas: Mencionó el caso de México, donde fue subsecretario de energía y tuvo un papel relevante en la reforma de 2013. ¿Cuál es su evaluación del proceso que está viviendo el país y qué efectos tiene en los compromisos de México con la transición energética?

Beltrán: El gobierno, en su panorama oficial, ya planteó que no va a alcanzar las metas establecidas en la Ley de Industria Eléctrica, la Ley de Transición Energética y la Ley General de Cambio Climático. No se van a cumplir las metas nacionales y, consecuentemente, tampoco las internacionales. Los cambios de política son indudables, pero la materialidad sigue presente. La dotación de recursos naturales de México es extraordinaria en cada uno de los diferentes recursos. El motor interno explica una parte relevante del crecimiento de la economía y ese motor interno está afectado por las nuevas políticas.

Sin embargo, México tiene un portafolio de acuerdos comerciales que siguen en operación y que, tan pronto haya un nuevo cambio de políticas, van a permitir que se continúe desarrollando la actividad económica. Además, las empresas exportadoras que tienen conexiones con todo el mundo (sector automotor, cementero, manufacturero, acerero, petroquímico, hidrocarburífero) empiezan a tener compromisos, primero voluntarios y en algunos casos obligatorios, respecto de la sustentabilidad de sus operaciones. En la medida en que México no pueda suministrar esas necesidades de energía limpia, va a tener una retroalimentación negativa en ese círculo, que puede convertirse en círculo vicioso. Si cambia la política pública, naturalmente se generaría un círculo virtuoso y se podría retomar la inercia que traía la industria hasta 2018, donde en cada una de las subastas de energía limpia México fijaba un precio competitivo a nivel internacional.

BNamericas: En varios países latinoamericanos aún muy dependientes de los combustibles se habla del gas natural como energético de transición. Sin embargo, vemos que el mercado del gas natural está muy convulsionado por la invasión rusa en Ucrania, con precios altísimos y problemas de abastecimiento en Europa. ¿Este nuevo escenario hará menos atractivo al gas para algunos países latinoamericanos?

Beltrán: Naturalmente, en los países que son más dependientes de combustibles más contaminantes, es una buena alternativa transitar hacia combustibles más limpios. Pero es simplemente un combustible de transición: el futuro sigue estando en tener fuentes que no generen emisiones, si queremos cumplir con una ruta de descarbonización profunda, como acordaron los diferentes países en la Convención Marco de Naciones Unidas para el Cambio Climático.

En los países que ya tienen una matriz muy limpia, como Brasil, quizás el rol del gas no sea tan determinante a nivel local, aunque sí lo es para el sector externo. El incentivo que tienes es a aprovechar el recurso disponible para tomar ventaja de las oportunidades que se están generando en Europa o en Asia. Coyunturalmente, los incentivos están en el corto plazo para atender esa demanda. Pero en el mediano y largo plazo, el mercado se ajustará y será necesario que continúe la ruta de descarbonización, y más aún por todos los problemas que estamos observando: sequías más frecuentes, lluvias esporádicas, zonas de cultivo que se han deteriorado, sitios costeros que irán perdiendo progresivamente su modus vivendi, etcétera. Es un proceso que no ocurre de la noche a la mañana, pero en el mediano y largo plazo es indudable que la acción responsable y estratégica es transitar hacia un futuro bajo en carbono.

BNamericas: Varios países de Latinoamérica han hecho gestos importantes para avanzar al desarrollo del hidrógeno verde. En otras regiones del mundo, especialmente en Asia y en Australia, hay megaproyectos que ya están avanzando. ¿Está atrasada nuestra región en esta materia?

Beltrán: Sin duda, es muy positivo observar estas hojas de ruta que van trazando los distintos países. Chile fue el primero, después vino Colombia, ahora Panamá. Los países están empezando a ajustarse y se produce un aceleramiento de la política pública para aprovechar esta oportunidad. Pero en términos tecnológicos, el desarrollo se ha dado en otras regiones. Si bien tienes capacidad instalada susceptible de adaptarse y desarrollar el producto, finalmente la tecnología es externa. En ese sentido, tenemos la materia prima de generación, tenemos también algunos activos que hacen sentido: industria pesada de difícil descarbonización donde existe una demanda potencial, por ejemplo, algunos puertos, el sector aéreo. Pero en términos de desarrollo tecnológico, la región no está preparada. Por ello, no aprovecharemos tanto la agregación de valor que produce el desarrollo tecnológico, sino que se aprovechará la materia prima, la industria primaria para generar el producto terminado.

Suscríbete a la plataforma de inteligencia de negocios más confiable de América Latina. Permítanos mostrarle nuestras soluciones para Proveedores, Contratistas, Operadores, Gobierno, Legal, Financiero y Seguros.

Suscríbete a la plataforma de inteligencia de negocios más confiable de América Latina.

Otros proyectos en: Energía Eléctrica (Colombia)

Accede a información clave sobre miles de proyectos de Energía Eléctrica en Latinoamérica: etapas, capex, compañías relacionadas, contactos y más.

  • Proyecto: Termoriente
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: hace 3 semanas

Otras compañías en: Energía Eléctrica (Colombia)

Accede a información clave sobre miles de empresas de Energía Eléctrica en Latinoamérica: proyectos, contactos, accionistas, noticias relacionadas y más.

  • Compañía: Grupo Argos S.A.  (Grupo Argos)
  • Grupo Argos S.A. es un holding colombiano enfocado en las inversiones en el sector de infraestructura. El grupo está compuesto de cinco empresas: Cementos Argos (55,34%), dedica...
  • Compañía: Atlantica Sustainable Infrastructure Colombia
  • La descripción incluida en este perfil fue tomada directamente de una fuente oficial y no ha sido modificada ni editada por los investigadores de BNamericas. Sin embargo, es pos...
  • Compañía: Consorcio CCC Ituango
  • Consorcio CCC es un consorcio liderado por la firma de infraestructura brasilera Construções e Comércio Camargo Corrêa, que tiene una participación del 55% de la compañía, junto...
  • Compañía: Proeléctrica S.A.S E.S.P.  (Proeléctrica)
  • La descripción contenida en este perfil fue extraída directamente desde una fuente oficial y no ha sido editada ni modificada por los investigadores de BNamericas, pero puede ha...