Reportaje

COVID-19 y huracanes obligan a reconfigurar cartera de proyectos del Caribe

Bnamericas Publicado: jueves, 04 junio, 2020
COVID-19 y huracanes obligan a reconfigurar cartera de proyectos del Caribe

Apenas tres días después del inicio de la temporada de huracanes, el Caribe intensifica los esfuerzos para contener y gestionar la pandemia de COVID-19 al mismo tiempo que pone a punto los servicios eléctricos antes de las tormentas.

En la primera línea estarán las empresas eléctricas caribeñas y sus equipos de trabajo que se enfrentan a un panorama completamente nuevo este año con el distanciamiento social vigente, en momentos en que la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de EE.UU. predice una actividad de huracanes de 60% más que la habitual en el océano Atlántico este año.

La demanda de electricidad puede haber disminuido en general, pero la residencial se ha disparado con los pedidos de permanencia en el hogar y las empresas de servicios públicos aún tienen mucho que hacer para prepararse antes de que lleguen las grandes tormentas en los próximos meses, de acuerdo con lo señalado por Ricardo Case, director de servicios de ingeniería de la estatal jamaicana JPS, durante un panel sobre el COVID-19 y la temporada de huracanes 2020 organizado por la OEA y la Alianza de Energía y Clima de las Américas.

"Con el COVID-19, básicamente tuvimos que derribar todo lo que teníamos y reconstruirlo en base a una nueva realidad. Muchas curvas de demanda han cambiado y es posible que no regresen a su estado pre-COVID", dijo Case.

“Se deberán realizar nuevos estudios para determinar planes de expansión para la red mejores y optimizados. Tendremos que racionalizar y reutilizar los activos fijos y varados. Tal vez tengamos que detener o retrasar algunos de esos grandes proyectos de infraestructura que estábamos haciendo”, advirtió.

La restauración de la electricidad después de una tormenta bajo una nueva estructura de demanda de energía y el distanciamiento social implementado en última instancia ralentizarán dichos esfuerzos, según Case, quien añadió que los clientes de JPS esperaban reanudaciones rápidas y que ahora era fundamental comunicar la nueva realidad para gestionar las expectativas.

Pero las relaciones públicas también son difíciles en este momento. "Ahora nuestros clientes nos tratan mal en los medios porque sus boletas han subido. Estamos recibiendo odio y eso es un gran desafío para nosotros. Creo que habrá una mayor presión de tarifas más bajas y flexibles para clientes con alto consumo residencial", dijo.

En el lado positivo, el ejecutivo anunció que los casos de negocios para algunos proyectos que en el pasado eran muy difíciles de aprobar se han autorizado de repente. "El COVID-19 nos ha dado esa oportunidad de avanzar”, declaró.

INFAMES DEPENDENCIAS

El tsunami de crisis que azotan la región ha dejado en evidencia su dependencia del turismo y los combustibles fósiles, lo que suma urgencia al desarrollo de proyectos renovables, incluso en momentos en que la financiación se agota a la luz de una extensa minimización de riesgos entre los inversionistas involucrados en proyectos energéticos en el Caribe.

"La extrema fragilidad del Caribe ha sido expuesta de la manera más brutal", afirmó Brian Samuel, coordinador de alianzas público-privadas del Banco de Desarrollo del Caribe (CDB). “Si la gente no vuela, no comemos. Es así de simple. Eso es lo mucho que dependemos del mundo internacional, del turismo y del comercio", agregó.

Samuel sugirió que los viajes aéreos pronto serán como hace 40 años, mucho más caros y más cómodos, ya que las aerolíneas se verán obligadas a revertir la tendencia actual de llevar más pasajeros en los aviones. En última instancia, esto afectará duramente al turismo en el Caribe.

“El modelo de los cruceros está herido de muerte. No creo que ese tipo de turismo repunte en el corto plazo. Ante la pandemia quedó demostrado que la masividad tiene defectos mortales”, dijo.

En general, este cambio estructural en el comportamiento del turismo significa que la caída de 20-40% en el PIB que prevé para el Caribe –estimación superior a las vistas hasta la fecha para la subregión– es poco probable que mejore mucho en 2021.

“¿Qué significa esto para los proyectos de infraestructura, tanto los que ya existen ahora como los que se están planificando actualmente? Básicamente que todo tiene que reiniciarse", sostuvo Samuel.

“Todas las proyecciones de demanda que se hicieron antes de 2020 no son válidas, porque el mundo literalmente se detuvo, y no hay certeza. De hecho, existe la seguridad de que cuando se detiene, no vuelve a la normalidad", explicó.

"Los inversionistas existentes ya están invocando fuerza mayor, algo que escuché de varias personas sobre la región del Caribe. Algunos han invocado esa cláusula y los nuevos inversionistas están en compás de espera".

"Si estoy a punto de cerrar un acuerdo de financiación para un proyecto hídrico, eléctrico, aeroportuario o vial, pararé y diré: 'Esperen un segundo. Necesito hacer una pausa. Tengo que revisar estos números para ver hacia dónde va el proyecto y el país, y la región' porque hay que recalcular", agregó.

LOS PROYECTOS SON MÁS RIESGOSOS AHORA 

El COVID-19 ha hecho que todos los proyectos de infraestructura en el Caribe sean más riesgosos y su perfil de riesgo ha aumentado, de acuerdo con Samuel. "Los perfiles de la demanda tienen que bajar, y ha aparecido un nuevo riesgo en el horizonte en el que la gente realmente nunca pensó", advirtió.

"En mis 20 años de trabajo con la Corporación Financiera Internacional (IFC) y luego de celebrar APP y privatizaciones en África y el Caribe, cuando se trata de fuerza mayor, apenas puedo recordar alguna discusión sobre riesgo de pandemia. Ahora es diferente", dijo.

"¿Quién va a pagar el riesgo de pandemia?" preguntó Samuel. "Si soy un inversionista y voy a Jamaica, Granada o Barbados, y le digo al gobierno: 'Si hay un riesgo de pandemia, es su riesgo, no mío'. Ese es un escenario completamente diferente que cambia por completo el perfil de riesgo para el gobierno y la gente", indicó.

"Si antes necesitábamos una sólida política de APP, ahora la necesitamos 10 veces más", señaló.

"Los bancos multilaterales de desarrollo, incluidos el Banco de Desarrollo del Caribe, el Banco Mundial, la IFC, etc., necesitamos unirnos y canalizar programas de asistencia técnica y ayudar a los países del Caribe a recuperar proyectos de infraestructura perdidos", expuso, lo que sugiere que podría ser hora de resucitar iniciativas como Caribbean Project Development Facility. "Este modelo utilizado en los años 90 tiene que volver para que los proyectos sean financiables", argumentó el coordinador.

ELABORANDO RESILIENCIA Y RENOVABLES

Más allá de la gestión y planificación de recursos con la crisis sanitaria inmediata y la próxima temporada de huracanes, el tema a seguir debe ser la resiliencia, dijo el experto en energía sostenible Gerald Lindo del Centro Caribeño para la Energía Renovable y la Eficiencia Energética (Ccreee).

"Una cosa que esta crisis nos ha mostrado, si los huracanes y el cambio climático no nos mostraron ya, es que tenemos que planear la resiliencia y eso puede ser para el tipo de cosas que enfrentamos en el temporada de huracanes, pero también precisamente para este tipo de situación que tenemos ahora con el COVID-19", indicó Lindo.

"Es un shock para el sistema, un golpe de demanda, y eso ha creado desafíos operacionales y cambios que todas nuestras empresas de servicios públicos tendrán que enfrentar. Tenemos que agregar una capa adicional sobre el marco tradicional integrado de planificación de recursos. Hay que planificar la resiliencia", aseveró.

Gran parte de esa planificación consistirá en integrar las energías renovables en la política, según Victoria Healey, líder de proyectos en el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) de EE.UU. Healey administra el Centro de Soluciones para la Energía Limpia, una iniciativa de la Conferencia Ministerial de Energía Limpia (CEM) para proporcionar recursos, capacitación y servicios de asistencia técnica a los encargados de formular políticas y profesionales.

“Hacer frente al riesgo y las consecuencias de uno de estos eventos por sí solo es increíblemente complejo, pero combinar los dos al mismo tiempo crea una perspectiva abrumadora y una necesidad urgente de acciones que se centran en la resiliencia energética, económica, social y ambiental para el Caribe", declaró Healey en el seminario web.

Los países del Caribe son claramente los más vulnerables y están en la primera línea de la lucha contra devastadores huracanes, y la región ha sido golpeada económicamente por acciones como prohibiciones de viajes y cierres de negocios para contener la propagación del COVID-19.

Healey explicó que este punto de vista surgió de su investigación en el laboratorio, financiado por la Iniciativa de Transición Energética del Departamento de Energía estadounidense, Mientras creaba radiografías que perfilan sus paisajes energéticos isla por isla.

"Los datos que he recopilado de estas instantáneas demuestran una rápida transición hacia las energías renovables y lejos de la dependencia de los combustibles fósiles importados", explicó Healey. Sin embargo, lamentó que debido a la pandemia hay retrasos en los proyectos planificados.

La ejecutiva citó varios hilos comunes de discusión que surgieron el martes de una reunión viceministerial entre la Agencia Internacional de las Energías Renovables (Irena) y la Alianza de Pequeños Estados Insulares, lo que sugiere la naturaleza crítica del desarrollo de proyectos renovables.

“Existe la necesidad de que el financiamiento de proyectos de energía renovable sea más fácil de acceder. Muchos procesos implementados son costosos, complejos y requieren mucho tiempo”, señaló.

“¿Cómo aumentan las islas el número de proyectos de energía renovable financiables para atraer inversionistas, especialmente ahora que estos enfrentan sus propios desafíos económicos relacionados con el COVID-19, como la pérdida de empleos dentro de su sector, la incertidumbre en el mercado y el aumento del número de impagos?", sostuvo.

Healey declaró que es necesario romper con la fuerte dependencia de los combustibles fósiles importados y cambiar al uso de recursos renovables indígenas, como la energía solar, eólica y geotérmica, para satisfacer las necesidades de energía y electricidad. "Esta necesidad es particularmente importante en el contexto del Caribe, ya que hemos visto interrupciones en las cadenas de suministro y una continua volatilidad y fluctuaciones en los precios del petróleo", especificó.

En términos de desarrollo de políticas potenciales para abordar tales preocupaciones, la analista destacó un informe de política reciente del Consejo para el Futuro del Mundo que recomienda ampliar las políticas renovables existentes que designa las energías renovables como críticas y esenciales para garantizar la continuidad a lo largo de la cadena de suministro.

También existe la necesidad de incrementar los objetivos de energía renovable de las naciones, al tiempo que se garantice que sean alcanzables y que puedan adaptarse en situaciones de emergencia. Además, deben adoptarse políticas para comprometer recursos para inversiones en infraestructura energética de próxima generación, incluidas redes inteligentes, energías renovables variables y estructura de carga de movilidad electrónica.

“La inseguridad resultante de la pandemia en curso está influyendo en el apetito de riesgo de las instituciones financieras. Las altas cuotas de gasto de capital u operacional son siempre una condición básica para que cualquier inversionista se involucre en el sector de la energía. Por lo tanto, incluir disposiciones adicionales o nuevas de eliminación de riesgos en los marcos renovables actuales es más importante ahora que nunca", afirmó Healey.

En última instancia, la ejecutiva manifestó que la principal barrera para más inversiones en energía renovable no es la falta de capital de inversión, sino la escasez de proyectos viables.

Suscríbete a la plataforma de inteligencia de negocios más confiable de América Latina. Permítanos mostrarle nuestras soluciones para Proveedores, Contratistas, Operadores, Gobierno, Legal, Financiero y Seguros.

Suscríbete a la plataforma de inteligencia de negocios más confiable de América Latina.

Otros proyectos

Accede a información clave sobre miles de proyectos en Latinoamérica: etapas, capex, empresas relacionadas, contactos y más.

  • Proyecto: Solar IV
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: dentro de 3 horas
  • Proyecto: Solar III
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: dentro de 3 horas
  • Proyecto: Futuro II
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: dentro de 3 horas
  • Proyecto: Altitud 15
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: dentro de 3 horas
  • Proyecto: Altitud 14
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: dentro de 3 horas
  • Proyecto: Altitud 13
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: dentro de 3 horas
  • Proyecto: Altitud 12
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: dentro de 3 horas
  • Proyecto: Altitud 11
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: dentro de 3 horas
  • Proyecto: Altitud 10
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: dentro de 3 horas
  • Proyecto: Altitud 9
  • Etapa actual: Difuminado
  • Actualizado: dentro de 3 horas

Otras compañías

Accede a información clave sobre miles de empresas en Latinoamérica: proyectos, contactos, accionistas, noticias relacionadas y más.